LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Mayo 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 25 / 5 / 2018. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

¿Evo Morales es o no es indígena?

 

Evo Morales Aima dice que es una persona 100% indígena.  ¿Entonces por qué lleva un apellido que sugiere que es de ascendencia española?  ¿Por qué sus familiares cambiaron su apellido indígena a otro más castellanizado?

No sabemos el verdadero apellido paterno de Evo Morales Aima.  Pudo haber sido Mamani, como también Limachi, Huayñapaco, Nina, Pari o Quispe, algunos de los apellidos más autóctonos existentes en el léxico aymara.

El cambio de apellido indígena a Morales (español) no cuestiona el nexo étnico del actual presidente boliviano.  Nadie niega que en sus venas circule la sangre milenaria de los descendientes de Tupak Katari (Julián Apaza), el mártir aymara que fue desmembrado por liderar un movimiento social contra la Corona española.

Sin embargo, el cambio de apellido de Morales cuestiona directamente su integridad étnica y su liderazgo de uno de los grupos más importantes del Estado Pluriétnico de Bolivia.

Los miembros de la comunidad aymara sufrieron las humillaciones más crueles y las violaciones más atroces –desde la colonia hasta recientemente— por el hecho de llevar nombres y apellidos indígenas.

A su llegada al continente “Americano”, los españoles no simplemente repudiaron a los aymaras por su color de piel, sus facciones autóctonas y su panteísmo religioso, sino que su ignorancia y su eurocentrismo los hizo cometer los vejámenes más horrendos de la existencia humana.

Los “conquistadores” (invasores) trataron a los aymaras como objetos, como “animales” inmunes al dolor y al sufrimiento.

A inicios del periodo Republicano, la Constitución de 1826 de Bolivia negó cualquier tipo de derechos ciudadanos a los miembros de la comunidad indígena.  Para ser ciudadano, manifestaba el Art. 14, “el individuo tenía que ser boliviano […], saber leer y escribir […] y no estar sujeto o ser dependiente de otras personas como sirviente doméstico”.  Los indígenas aymaras de ese periodo fueron negados a la educación y fueron obligados al servilismo.

La discriminación contra los indígenas fue tan abierta en Bolivia que uno de sus presidentes, Bautista Saavedra (1920-1920 y 1921-1925), consideró que los indígenas eran como “una bestia de carga, miserable y abyecta, a la que (sic) no hay que tener compasión y a la que (sic) hay que explotar hasta la inhumanidad y lo vergonzoso”.

Ni la Revolución de 1952 hizo desaparecer el racismo contra el indígena boliviano.  Una persona con apellido Mamani, Quispe, Cutupa, Limachi, etc. no tenía acceso a las instituciones de poder, menos podía ingresar a un instituto militar de oficiales.

Evo Morales Aima le debe una explicación sobre sus orígenes ancestrales al pueblo boliviano.  No debe cargar con vergüenza un pasado que su apellido español (Morales) se encarga de ocultarlo.


hcletters@yahoo.com
Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies