LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 8. Marzo 2011 – Marzo 2019.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 8 / 3 / 2019. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

El desastre de Hanoi

 

La reunión de Donald Trump y el presidente norcoreano Kim Jon-un fue un verdadero desastre para los intereses estadounidenses en materia de política internacional. 

El único que se benefició en Hanoi, Vietnam, fue el dictador surcoreano y nadie más.

Para entender las consecuencias la falta de efectividad de la Administración Trump en materia de relaciones internacionales es necesario remitirnos a uno de los primeros analistas internacionales de la historia.

En su obra seminal Historia de la Guerra del Peloponeso, Tucídides relata sobre la contienda bélica que sostuvieron Atenas y Esparta alrededor de 400 años antes de Cristo.

Una de las partes más importante de su escrito, misma que tiene implicaciones importantísimas en las relaciones de poder entre los países de hoy, es el problema que se gestó entre el gobierno de Atenas y la dirigencia de Melos, una pequeña isla localizada estratégicamente para atacar a Esparta.

El relato de Tucídides, especialmente el trato de Atenas a Melos, nos ayuda a entender una relación de poder entre una potencia (Atenas) y una comunidad/país débil (Melos). 

En dicha relación, Melos no tiene otra alternativa que obedecer los mandatos de Atenas.

Como Melos no solamente reusó someterse, sino que buscó alternativas propias para reivindicar sus intereses, Atenas decidió invadir, destruir la isla y utilizarla como base militar contra Esparta.

En este sentido, la reunión de Trump y Kim Jun-un nunca debió haber ocurrido.  Estados Unidos es una potencia militar, económica y política.  Por el contrario, Corea del Norte es un país militarizado, pero no es considerado una potencia mundial.

Sin embargo, el trato privilegiado que le dio Donald Trump a Kim Jon-un –de entablar conversaciones estratégicas a un mismo nivel— elevó el estatus de Corea del Norte y redujeron posibilidades reales de debilitar su potencial militar.

Ahora, Corea del Norte se considera un país “grande” y no “chico” porque su líder, Kim Jon-un, sostuvo una relación de “tú a tú” con el jefe del país más poderoso de la tierra.

¿Hay otra alternativa? En este momento existe una guerra comercial contra China promovida por el gobierno de Trump. 

Los efectos de tal conflicto comercial han hecho mella a la economía china y su gobierno ha estado en busca de otros mercados para equilibrar las perdidas.

El gobierno norteamericano podría firmar un nuevo acuerdo comercial con China, pero exigiendo su mediación en la desnuclearización de Corea del Norte. 

En el pasado, Estados Unidos algo similar con la ex Unión Soviética para debilitar al régimen castrista en Cuba.

Las alabanzas y la sonrisa de “buen vendedor” no sirven para nada.  La debacle de Hanoi es otro de los fracasos de Trump.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies