LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Marzo 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 16 /3 / 2017. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

China, clave para solucionar el problema de Corea del Norte.

 

¿Qué más queda por hacer con Corea del Norte?  Ya todo se hizo, incluyendo fuertes sanciones económicas por parte de la ONU. 

Sin embargo, Kim Jong-un, líder supremo de los norcoreanos, no se da por vencido.  Quiere convertirse en una potencia mundial a través de las bombas nucleares.

Hagamos un recuento de lo que aconteció desde la década de 1990 en relación a la belicosidad de Corea del Norte.

En agosto de 1998 lanzó un misil (Taepondong-1) que cruzó el horizonte de la isla japonesa Honshu, viajando 1.380 kilómetros.  Este incidente produjo conmoción y preocupación en la población nipona por violar su espacio nacional y por el riesgo que implicaba una Corea de Norte con capacidad de lanzar cohetes de larga distancia.

En julio de 2006, los norcoreanos lanzaron otro misil de un potencial de 6.700 kilómetros de alcance. 

Luego en octubre del mismo año, hicieron explotar por primera vez una bomba nuclear.  En octubre de 2009 nuevamente lanzaron un misil de prueba.  También lo hicieron en abril y diciembre de 2012; en enero de 2013 hicieron detonar una bomba nuclear miniatura que tiene un alcance de radiación de 6 a 7 kilotones, suficiente como para destruir toda el área metropolitana de Los Ángeles.

Recientemente, Kim Jong-un ordenó el lanzamiento de un misil balístico de mediano a largo alcance como protesta a la acción colectiva de Estados Unidos y Corea del Sur contra su país y una supuesta invasión a su territorio.

Como en otras oportunidades, el Secretario General de la ONU probablemente entablará conversaciones con otros líderes mundiales para disuadir al gobierno de Corea del Norte a desistir su ansiedad por la adquisición de armas nucleares.

Por otra parte, los partidarios de la tendencia realista, incluyendo altos mandos militares de la Administración Trump, insistirán en un tipo de estrategia que vaya más allá de las sanciones económicas.  Nada de lo anterior prosperará en un futuro inmediato.

Una opción bélica, como la que propondrían los realistas clásicos no es el camino a seguir. 

Corea del Norte ya tiene capacidad nuclear.  Un ataque contra este país crearía un caos inmediato, alterando el orden regional y seguramente provocando una respuesta contra Corea del Sur y Japón, vecinos y enemigos históricos de la otra Corea.

Lo mejor es apelar a los dirigentes chinos a que se unan a la comunidad mundial a promover medidas extremas –excluyendo la guerra— para que Corea del Norte finalmente abandone su postura belicosa.

China es un actor primordial, es aliado de Corea del Norte y tiene que ser incluido en la resolución de este conflicto. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies