LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Octubre 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 11 / 10 / 2018. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

Batalla por el Congreso norteamericano

 

La batalla por el Congreso está en su recta final.  Las recientes encuestas favorecen a los demócratas notablemente. 

Si las elecciones se realizaran hoy, los demócratas tendrían el apoyo de 54% del electorado nacional, mientras que los republicanos adquirirían 41%.

Con este resultado, los demócratas estarían tomando control de la Cámara de Representantes, pero el control del Senado todavía está por verse.

¿En términos de política, qué significan estos cambios?  Con este resultado va a formarse una pelea campal entre el Congreso y el Ejecutivo. 

El Judicial estaría como árbitro, pero tratando de darle más alientos a los republicanos porque ahora con Brett Kavanaugh tienen una mayoría clara en la Corte Suprema de Justicia.

Lo anterior no es nada del otro mundo.  Es más, en las elecciones intermedias, el partido político del presidente normalmente ha tenido resultados negativos en las dos cámaras del Congreso.

En las elecciones intermedias de 2010, el presidente Barack Obama tenía un apoyo de 44% de la población electoral.  63 curules de la Cámara de Representantes pasaron a lado de los republicanos; en el Senado, ganaron 6 curules.

Con el presidente George W. Bush pasó algo similar.   En las elecciones intermedias tuvo 43% de aprobación. 

Su partido político perdió 30 curules en la Cámara de Representantes y 6 en el Senado.  Este resultado lo dejó bastante debilitado para poder cumplir con sus proyectos a nivel federal y en los gobiernos estatales y locales.  Lo mismo sucedió con el presidente Bill Clinton años más atrás.

La diferencia de los resultados de esas elecciones intermedias con la actual sería las repercusiones en la política nacional. 

Un Congreso dominado por demócratas mantendría la bocota de Donald Trump gritando como nunca e incitando más pelea, pero sus palabras se las llevaría el viento.  Ya no tendría el poder que en este momento le da un Congreso dominado por republicanos.

Si es que otro magistrado de la Corte Suprema de Justicia decide retirarse, un Senado dominado por demócratas no aceptaría a un tipo ultraconservador como Kavanaugh, quién fue acusado de intentar violar a una mujer.

Lo más importante de una victoria en las dos cámaras del Congreso sería el proceso político a Trump. 

Yo creo que la llamada “colusión” contra la democracia no sería la causa de ese enjuiciamiento (impeachment), sino otros cargos más peligros que tiene que ver con sus ingresos.

Pocos dudan que Trump es un delincuente financiero.  Durante muchos años, es casi seguro que evadió millones de dólares al fisco.  Por esta razón no muestra su declaración de impuestos.  Trump debe estar en la cárcel, no en la Casa Blanca. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies