LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Junio 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Humberto Caspa
Estados Unidos

   
   
 

LatinPress. 2 /6 / 2017. Humberto Caspa. Estados Unidos.

   

Amistades y enemistades del trumpismo.

 

El reciente altercado con Ángela Merkel, máxima dirigente política de Alemania, hace constar que a Donald Trump le importa tener como aliados a personas y a gobiernos autoritarios del mundo.

En su viaje al Medio Oriente, específicamente a Arabia Saudita, Trump mostró total cordura y complacencia con el autoritarismo y el absolutismo monárquico.  No hubo un solo comentarios de su parte –ni de su esposa o de su hija— sobre los diversos abusos que se comenten contra la mujer musulmana.

La mujer en Arabia Saudita vive oculta en una sociedad cubierta dentro de un manto oscuro de una religión que pasa por un momento de crisis ideológica.  En algunos casos, la intolerancia en esta sociedad es tanta que algunas mujeres han sido amedrentadas físicamente en público.

Por otra parte, un sistema político de libertades y democracia no es permitido en Arabia Saudita.  Los movimientos democráticos del Arab Spring, que hicieron temblar a las sociedades conservadoras islámicas del norte de África y del Medio Oriente, fueron reprimidos sistémicamente por la corona absolutista de Arabia Saudita.

En este sentido, Trump simplemente ignoró todas estas irregularidades que se comenten en este país. 

Aparte de firmar unos acuerdos de seguridad con el rey Salmán Bin Abdulazi, a través del cual el gobierno norteamericano se nutrió de muchos dólares por la venta de tecnología militar, es posible que la hija Trump utilizó su posición en el gobierno para incrementar el volumen de las ganancias de su empresa.

Por el contrario, la relación con los aliados históricos de Estados Unidos ha ido de mal en peor.  Tanto es el desapruebo europeo de la Administración Trump que la mandataria alemana Merkel cuestionó su liderazgo y propuso, ante los medios de comunicación, que Europa debería velar sus intereses y buscar resolver sus problemas políticos y de seguridad a partir de sus propios medios.

En vez de apaciguar el malestar de Merkel, Trump reaccionó peor que un niño de cinco años. 

En uno de sus tweets manifestó: “tenemos un déficit comercial masivo con Alemania, aparte de que ellos pagan una menor cantidad a la OTAN.  Esto es malo para Estados Unidos; esto va a cambiar”.

A Trump no le importa que la economía se desplome con sus comentarios irracionales.  Lo principal es darle su “merecido” a quién le impute o lo sancione.  Alemania siempre ha sido un aliado estratégico de Estados Unidos en cuestiones de seguridad, poner riesgo esta alianza simplemente favorece las voces autoritarias de Rusia y de los reyes absolutistas.   Trump cometió otras de las tantas chiquilladas en su primera cita internacional por Europa y el Medio Oriente. hcletters@yahoo.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies