LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fernando Durán Ayanegui
Costa Rica

   
   
 

LatinPress. 29 /11 / 2017. Fernando Durán Ayanegui. Costa Rica.

   

Polígono Internacional: Tierra plana...

 

La noticia podría ser, a primera vista, una trivialidad tejida alrededor de un hecho pintoresco.

Fueron convocados a reunirse, en algún lugar de Estados Unidos, con toda seriedad y en gran número, los creyentes en lo que ellos consideran una verdad sin vuelta de hoja, salida de la profundidad de los tiempos: ¡el planeta Tierra es plano!

Los asistentes irían al cónclave dispuestos a renovar los argumentos científicos y esotéricos que dan sustento a su convicción y, desde luego, a refutar sólidamente a los estultos que le atribuimos a nuestro hogar cósmico la forma de algo que, por decirlo así, se asemeja a una esfera.

Estamos acostumbrados a aceptar que toda creencia encierra cuando menos una chispa de sensatez y por ello decidimos mirar de cerca esta tan curiosa, sobre todo porque, al parecer, la mayoría de los convocados a la reunión “terraplanaria” son ciudadanos de Estados Unidos, el país que en el último siglo más dinero e inteligencia ha dedicado a explorar el sistema solar en el que nos movemos.

Para expresarlo de una manera comprensible en pleno siglo XXI, no imaginamos cómo es posible que, disponiendo de la infinidad de espectaculares selfis que la NASA les ha tomado desde el espacio a los planetas de ese sistema, en ninguno de los cuales aparece la Tierra como una aplanada pieza de vajilla, todavía hay quienes, con sus argumentos, intenten hacernos creer que habitamos sobre un frisbie gigantesco.

Tenemos que olvidar la trillada pregunta sobre cómo, siendo plana la Tierra, el agua de los océanos no se le escapa por los bordes.

La respuesta “científica” se encuentra en el más reciente modelo “terraplanario”: el centro del disco terráqueo está en el Polo Norte, y el continente que los fantasiosos geógrafos llaman la Antártida no existe, ya que en realidad se trata de una muralla de hielo tallada en el borde del “platón terrestre”, con el fin, precisamente, de evitar que el agua líquida se escape. Dicho de otro modo, la Tierra es una piscina redonda con un borde alto y congelado.

Así las cosas, solo se nos ocurre desear que esas ideas estrafalarias no alcancen gran resonancia en países razonablemente escolarizados, como el nuestro.

Sin embargo, existe una secta cristiana internacional (la Iglesia del Final de los Tiempos, cuyo profeta se llama Andrés de la Barra), de supuesta gran influencia en los países de habla hispana y con franquicia abierta en Costa Rica, que tiene entre sus dogmas el del planeta Tierra con forma de tortilla española.

No podemos dejar de preguntar: los niños bautizados en esa iglesia deberán creerle ¿a su iglesia o a la escuela, al mito o a la NASA? Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies