LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fernando Durán Ayanegui
Costa Rica

   
   
 

LatinPress. 7 /8 / 2017. Fernando Durán Ayanegui. Costa Rica.

   

Polígono Internacional: Lo científico y lo banal.

 

Las razones y los procedimientos que ordenan el despliegue informativo en la prensa, la televisión y las redes sociales rara vez son claros y, por ello, debemos someter los mensajes que nos ofrecen a un régimen de cauta desconfianza.

En estos tiempos de aparente libertad informativa brindada por la diversidad de medios se da la paradoja de que la ligereza de los informadores obligue a los receptores a sospechar, a cada paso, que nos están recetando subrepticias piezas de propaganda política y publicidad comercial. Como sugiere Alessandro Baricco, la diferencia entre leer, y leer entre líneas, es la misma que hay entre deslizarse sobre la superficie del agua y explorar sus profundidades.

Tenemos que vivir con eso, pero habríamos esperado que fuera diferente en lo que se refiere a la divulgación científica, sobre todo cuando esta tiene que ver con cuestiones de importancia para la supervivencia de nuestra especie, como son los intentos de los investigadores por hallarles solución a los acuciantes problemas climáticos y ecológicos; sin embargo, también en este terreno pueden darse trampas propagandísticas y publicitarias desorientadoras, si no mal intencionadas.

Podríamos tomar como ejemplo - solo como ejemplo, entiéndase bien -, el tema del cultivo de algas marinas con fines utilitarios.

Este ha sido abordado con seriedad en muchas universidades, institutos y centros de investigación en todo el mundo. Incluso en las universidades de nuestro país hay estudiosos que hacen valiosos aportes al perfeccionamiento de esa actividad, que se revela como muy prometedora en los ámbitos nutricional, medicinal, ambiental e industrial. Y, como en toda empresa humana, en ella se deben enfrentar problemas culturales –sobre todo en relación con los hábitos alimenticios tradicionales de las colectividades humanas– y escollos técnicos que nos impone el no formar parte de la clase de los vertebrados anfibios. 

Si bien en la divulgación de lo que se hace en este campo no debería haber lugar para la propaganda o la publicidad ni, mucho menos, para la tergiversación, recibimos, desde fuente aparentemente seria, una curiosa información sobre el cultivo de algas destinadas a la alimentación del ganado vacuno, en la que los promotores del proyecto, al destacar las ventajas químicas y gastronómicas de las algas –desde el punto de vista de las vacas, entendemos–, aseguran que el consumo de pienso marino reduce las emisiones de metano en el tracto digestivo de los animales; lo cual bien puede ser cierto, pero en el comunicado que comentamos se introduce una engañosa ilusión al conjeturar que, con sus ventosidades, los cientos de millones de vacunos que rumian en el planeta contaminan más que las emanaciones gaseosas de todos los motores de combustión interna actualmente en funcionamiento.

Lo malo está que la introducción de una ostentosidad propagandística en una información que se pretende científica podría minimizar, en el entendimiento de los lectores, la gravedad de los problemas generados por las emisiones de dióxido de carbono de los motores. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies