LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Fernando Durán Ayanegui
Costa Rica

   
   
 

LatinPress. 8 /02 / 2016. Costa Rica

   

Polígono Internacional: Hacer de comparsa.

 

Todavía se puede leer, en internet, una “invitación a presentar ofertas” abierta el 5 de setiembre del 2013 por el Comando de Operaciones de Ingeniería Naval del Departamento de la Armada de Estados Unidos (US NAVY).

Aun cuando a primera vista es una publicación trivial y anodina, una segunda lectura nos aclara que se trata, sin embargo, de lo que en español burocrático llamaríamos un cartel de licitación para la remodelación de una estructura inmobiliaria que, curiosamente, se hallaba ubicada en la ciudad de Sebastopol, por entonces sede de la base naval rusa en la península de Crimea.

Era como si el Ministerio de Defensa de Rusia estuviera sacando a licitación la remodelación de un edificio construido en la bahía cubana de Guantánamo que, como se sabe, es una base militar estadounidense.
Como decimos en Costa Rica, a ver quién nos baila esa peonza en la uña.

Por supuesto, a nadie sorprendió que el comando estadounidense dejara sin efecto la singular invitación tan pronto como, en marzo de 2014, un referéndum le restituyó a Rusia la península de la que había sido despojada ilegalmente por Nikita Jruschov.

Cuestión de hacer memoria.


Cuando ya se fraguaba el golpe de estado que en febrero de 2014 rompería el orden constitucional en Ucrania, y sumiría a ese país en una situación de guerra civil que aún se mantiene, la prensa occidental ridiculizaba el temor expresado por el Kremlin de que en los planes de EEUU estuviera la conversión de la base de Sebastopol, cuna de la flota rusa en el Mar Negro, en un bastión militar de la OTAN ¿De dónde habrá surgido la peregrina idea de que Washington persigue tan descabellado propósito?, se preguntaban los mismos columnistas y reporteros que más tarde se empeñarían en restarle importancia a la masiva mayoría de habitantes de Crimea que votarían por volver a formar parte de Rusia.

Era, sin duda, un caso de inadvertencia o de ingenuidad premeditada, pues si hubieran leído el cartel de licitación de la US NAVY que hemos mencionado, como seguramente lo hicieron los traductores al servicio de la inteligencia rusa, se les habrían aclarado todas las dudas: para la EEUU –y para la OTAN–, la “conquista” de Sebastopol era un hecho desde mucho antes de que se consumara el golpe de estado que se venía planeando.

A los costarricenses, esto debería traernos a la memoria, también, el “éxito diplomático” del que blasonaba nuestro gobierno cuando, en marzo de 2014, Costa Rica se unió a Canadá, Alemania, Lituania, Polonia y Ucrania, para presentar ante la Asamblea General de la ONU un proyecto de resolución cuyo fin no era otro que desconocer de antemano el resultado del referéndum mediante el cual Crimea se reincorporaría, por su propia voluntad, a Rusia.

Paradójicamente, Costa Rica se adelantaba así a negarles a los rusos de Crimea el derecho a declararse “de la Patria por nuestra voluntad” que con tanto fervor les renueva, cada 25 de julio, a los habitantes de nuestra provincia de Guanacaste. Cuán glamoroso fue aquel “éxito diplomático” se refleja en el hecho de que, de los países de América Latina y el Caribe –a los cuales se ofrecía como carnada la inclusión de nuestro país en el sospechoso grupo de proponentes– solamente nueve votaron a favor de la propuesta y, como declararía luego la representante de San Vicente y Grenadinas, fue irónico que los países que con más presteza reconocieron la independencia unilateral de Kosovo, y aquellos que más calurosamente le recomendaban a Argentina tomar en cuenta la opinión de la mayoría de los habitantes de las islas Malvinas que deseaban pertenecer al Reino Unido, votaran en la ONU a favor de que se ignorara la opinión de la mayoría de los habitantes de Crimea que deseaban desligarse de Ucrania. Sin duda alguna, en aquel escenario de la ONU Costa Rica hizo el papel de simple comparsa. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies