LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fernando Durán Ayanegui
Costa Rica

   
   
 

LatinPress. 30 / 7 / 2019. Fernando Durán Ayanegui. Costa Rica.

   

Polígono Internacional: Cuando Borges perdió un tranvía

 

Lamenté tener que abandonar la reunión antes de aquel ardoroso millenial tropical, narrador y crítico literario autoproclamado que negaba con ferocidad el genio del escritor argentino Jorge Luis Borges, alcanzara a dar prueba de su propio talento; pero aun así me complace haber encontrado una manera, tan trivial como tardía, de echarle un poco de leña a su fuego anti borgiano.

Me imagino que aún figura en la lista de lecturas recomendadas para los estudiantes de secundaria el relato “Die Verwandlung”, de Franz Kafka, que fue traducida al español, a troche y moche, como “La metamorfosis” (lo que induce a preguntar por qué, siendo el alemán una lengua bastante permeable a los vocablos de prosapia griega, los traductores no repararon en que Kafka no utilizó, para titular su historia, el sustantivo “metamorphose”, sino su sinónimo “verwandlung”).

Pero, en fin, lo que intento aquí es brindarle a nuestro presuntuoso millenial la oportunidad de atribuirle a Borges una falla adicional a las que él le endilga, esta vez relacionada con la más conocida de las obras de Kafka.

En la segunda parte de “Die Verwandlung” -edición original, publicada en Leipzig en 1917-, Gregorio Samsa, convertido desde hace ya varias horas en un descomunal insecto, se queda dormido sobre el piso de su habitación -situada, como en ese momento ya se sabe, en una planta superior del edificio- y, cuando despierta a oscuras y aturdido, la única luz que “destella aquí y allá por encima de los muebles” es la que proviene de la calle, producida por “los tranvías eléctricos” (“der elektrischen Straßebahn”).

Y aquí es donde rechina la bota: en casi todas las traducciones al español la frase entrecomillada se lee: “las farolas eléctricas de la calle” o “los faroles eléctricos de la calle”.

Tras seguir la pista al cambio, sospecho que el culpable de la inofensiva anomalía es nada menos que Jorge Luis Borges, pues su traducción de “Die Verwandlung”  al español se considera la más autorizada de todas y es probable que haya sido la horma de todas las que se hicieron posteriormente.

A partir de ahí, el error -intrascendente pero visible- se repite porque, bien lo sabemos, Jorge Luis Borges carece de los atributos que se requieren para cometer errores.

No deja de ser interesante que ahora haya venido un confiable estudioso de Borges a contarme que la traducción de “Die Verwandlung” que se le atribuye a Borges es, en realidad, de doña Leonor, la cultísima madre de Borges. “Claro, publicada con el nombre de ella no se habría vendido un solo ejemplar”, me explica, beatífico, el experto.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es
Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies