LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 8. Marzo 2011 – Noviembre 2019.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress 25 / 11 / 2019. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

La robotización de la sociedad 

 

La Humanidad está asaltada por la robotización. Y esa afirmación no se refiere únicamente a la invasiva incursión que tiene la tecnología en la vida de las personas, sino que también expresa el comportamiento de muchos individuos que interactúan en su vida social como especies de robots o humanoides.


El desarrollo de la ciencia y la tecnología está llamado a mejorar la existencia humana. Desde la antigua Grecia, se vislumbró esa posibilidad. Aristóteles, el discípulo más ilustrado de Platón, afirmó que en el futuro el trabajo humano, y sobre todo el del esclavo, se reduciría sustancialmente, gracias a la intervención de las máquinas.


La Política, una de las grandes obras de Aristóteles, le sirvió a este filósofo para decirnos, como si fuera un visionario o profeta del futuro, lo siguiente: “Si cada instrumento pudiese, en virtud de una orden recibida, o si se quiere, adivinada, trabajar por sí mismo, como las estatuas de Dédalo o los trípodes de Vulcano, «que se iban solos a las reuniones de los dioses»; si las lanzaderas tejiesen por sí mismas; si el arco tocase solo la cítara, los empresarios prescindirían de los operarios y los señores de los esclavos. Los instrumentos propiamente dichos son instrumentos de producción; la propiedad, por el contrario, es simplemente para el uso”.


Todo esto ya es una realidad, menos lo humano. Estamos sometidos a la fatiga o estrés del trabajo excesivo y muchas veces irracional. Son millones y millones los infelices que hoy trabajan como esclavos a cambio de salarios que no les alcanzan ni siquiera para alimentarse adecuadamente y vivir con dignidad. 


Lo hacen con comidas chatarras, carentes de los nutrientes indispensables para que el cuerpo funcione como debe ser. No reponen las energías que gastan en las jornadas laborales.


Vivimos la tercera revolución industrial. El salto tecnológico exponencial está dado, aunque divorciado de una moral y una ética que impacte positivamente al ser humano.


Es cierto que la robotización en los procedimientos médicos viene dando excelentes resultados. Y que en algunos hogares se emplean intensivamente electrodomésticos con tecnología de punta.

Los televisores, computadoras, celulares y demás dispositivos electrónicos inteligentes nos transformaron la vida a todos.


Incluyendo que cada día hay menos hombres y mujeres, utilizando el cerebro y más manejando aparatos electrónicos con tecnología de punta.


Pero la capacidad de destrucción y muerte ha aumentado en forma alarmante. En la era de la información, estamos más desinformados y más manipulados. En la globalización vivimos más como aldeanos que como ciudadanos del mundo.


Con la liberalización de los mercados y las fronteras, las mercancías se transportan libremente por el planeta, y los seres humanos tienen restricciones para viajar a otros países.

¡Ciertamente, algo anda muy mal!


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies