LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 4 / 6 / 2017. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

El riesgo país.

 

En la actualidad, asistimos a un mundo de alta vulnerabilidad caracterizado por la incertidumbre y altos niveles de desconfianza, en el cual todos los negocios e inversiones se desenvuelven en un ambiente de inseguridad y riesgo.

En el mundo empresarial, es imposible no tener cierto nivel de incertidumbre, el cual está dado por las condiciones externas que rodean a la empresa, sobre las cuales no se tiene ningún control, igual suerte corre el mundo político, pues la sumatoria de incertidumbre y condiciones externas favorables o desfavorables, constituyen una valoración aplicada a un país, es precisamente lo que se denomina riesgo país.

Enfocado desde una perspectiva estrictamente económica, entonces, el riesgo país es el riesgo de una inversión económica debida sólo a factores específicos y comunes a un cierto país, el cual puede entenderse como un riesgo promedio de las inversiones realizadas en un momento y espacio determinados.

El riesgo país se entiende que está relacionado con la eventualidad de que un Estado soberano se vea imposibilitado o incapacitado de cumplir con sus obligaciones con algún organismo multilateral crediticio u otro Estado, por razones fuera de los riesgos usuales que surgen de cualquier relación financiera.

Es importante resaltar que en lo relativo al soberano, se establece como un riesgo al referirse aquel que poseen los acreedores de títulos estatales y que indica la probabilidad de que una entidad soberana incumpla con sus pagos de deuda por razones económicas y financieras.

Esto implica la imposibilidad de pagar el capital, los intereses y los dividendos, debido a la escasez de divisas que tiene un país en un momento determinado, como consecuencia de la situación económica en la que se encuentre.

Existen razones multifactoriales que determinan el riesgo país de manera directa, entre los que se destacan la estabilidad política predominante que se refleja en cambios abruptos o no planificados en instituciones públicas o en cargos políticos, la existencia de un aparato burocrático excesivamente grande, el cual disminuye los incentivos a invertir en el país para atraer capitales.

Por igual, los altos niveles de corrupción, que generalmente se asocian a una burocracia grande, la actitud de los ciudadanos y de los movimientos políticos y sociales pueden ser un factor de riesgo para una nación.

También han de considerarse los niveles de inflación, la fortaleza o debilidad de la moneda de un país, el perfil de la deuda pública, el alto nivel de estabilidad o inestabilidad macroeconómica del país emisor de deuda, el grado de autonomía institucional del Banco Central, entre otros factores.

Es fundamental en la exposición al riesgo país, el desempeño de las finanzas públicas, en particular, la restricción presupuestaria y el déficit fiscal con respecto al Producto Interno Bruto. A pesar de que en el riesgo país como indicador, se encuentra un termómetro que permite apreciar la ruta por la que transita la economía, existen discrepancias importantes que generan posiciones encontradas.

En efecto, a favor se entiende que el índice es útil ya que supone que cuando se mantiene dentro de los rangos normales, su evolución puede indicar el rumbo que tendrá la economía de un Estado. La lógica de este razonamiento que subyace detrás es el movimiento de la inversión, pues si el país se vuelve menos riesgoso y los indicadores bajan, entonces se atraerán capitales, la inversión aumentará y por lo tanto, crecerá el empleo y la producción.

Por el contrario, quienes asumen una visión distinta sostienen que el riesgo-país es un indicador de la solvencia de un Estado y de la calidad de determinadas políticas económicas medidas desde la óptica de los acreedores de la deuda externa, se basan en percepciones; y, por lo tanto, el resultado que se obtiene es subjetivo ya que este indicador no mide el verdadero riesgo país que está relacionado con la carencia de los servicios de salud y educación, con los elevados grados de corrupción e ilegitimidad que corroen los fundamentos de su sistema democrático.

No obstante, la discrepancia a la vista, en lo que sí se está de acuerdo al ponderar el riesgo país, es que este es el resultado de tener una valoración del riesgo político, en el cual se consideran factores como el sistema político, alternativas al régimen político, el contexto regional del país, entre otros. La evaluación de estos factores tiende a calificar el control gubernamental, factores potenciales de desórdenes internos y la influencia exterior sobre la estabilidad política del gobierno y el respeto al orden constitucional.


En tanto, que la otra valoración es la del riesgo económico, en el cual, se consideran factores como los recursos financieros, el PIB, la dirección económica, las políticas económicas, la balanza de pagos, la dinámica comercial, entre otras. La evaluación de estos factores, tiende a valorar la habilidad en la dirección económica y la capacidad del gobierno para realizar cambios estructurales capaces de promover la estabilidad política, económica y social.
Colaboración especial para LatinPress®.
   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies