LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 1 /1 / 2017. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

Un 2017 con fe y optimismo.

 

Al finalizar 2016, debemos iniciar el año venidero entendiendo que la aflicción es una emoción completamente improductiva y que muchas veces se presenta como la factura de las tribulaciones en nuestro camino.

La oración es el primer paso para acercarnos a Dios, con el fin de lograr su bendición, y con ella superar los momentos de congoja.

Nunca pensemos que nuestra necesidad es tan insignificante que no merecemos la atención de Dios, porque él desea que oremos y le pidamos su orientación en todo momento.

Aun cuando Dios lo sabe todo y conoce nuestras necesidades, siempre desea que recurramos a él.

Debemos agradecer a Dios las respuestas que tiene para nosotros, confiando en las promesas que él nos ha dado en su palabra.

Con este acercamiento encontraremos su luz, porque ella nos protegerá e iluminará nuestro corazón y nuestra mente para cuidarnos en estos tiempos difíciles.

Cuando nos sintamos afectados por la aflicción en cualquier situación anómala que se presente, canalicemos a través de la oración toda la energía que gastaríamos en afligirnos.

Poniendo los problemas en sus manos, confiando en él, es una espera que siempre nos dará la seguridad de encontrar la solución a los problemas que nos aquejan. En definitiva, si deseamos sobreponernos a la aflicción y experimentar la paz de Dios, con la oración nos comunicaremos consciente y directamente con él. 

En este mi último artículo del año que se va, debo mirar al 2017 cargado de positivismo, optimismo y sobre todo, lleno de esperanza en que bajo el manto divino, estaremos protegidos en cada paso, proyecto, necesidad y en cada emoción que nos envuelva junto a nuestros seres queridos y a los amigos que en verdad desean lo mejor para nosotros.

La convulsión que hoy estremece al mundo imbuido en las luchas religiosas, políticas y económicas; nos enseñan que no hay forma de sentirnos triunfadores cuando hemos lesionado las creencias, ideales e intereses de los que luchan por su autodeterminación.

El respeto a la autodeterminación de los pueblos es la base de la convivencia pacífica y es fuente de inspiración lo que el prócer mexicano, Benito Juárez, exclamó: “El respeto al derecho ajeno, es la paz”. 

Mejoremos nuestra convivencia, que es respetar el disentimiento, pero siempre dentro de límites donde se respeten los principios y valores de los demás. Despido este año pidiendo a Dios su bendición para el heroico pueblo ecuatoriano que ha soportado con gran entereza los embates de la naturaleza y la severa crisis económica, sucesos que marcaron negativamente al Ecuador, en el año 2016.

No dejemos que los problemas nos agobien y, más bien, luchemos por superar la crisis con fe, optimismo y solidaridad con los que menos tienen. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies