LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 25 /12 / 2016. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

Rompecabezas económico.

 

Con el detonante de la Gran Depresión de 1929, se inició en el mundo el gran rompecabezas de la economía, cuyos orígenes se explican en tres causas fundamentales como lo fue el crash  bursátil en Nueva York, los predominantes desequilibrios estructurales en la economía y los persistentes errores en las políticas económicas de la época.

Por igual, apareció el fenómeno de la hiperinflación, el cual surgió como consecuencia de los déficits presupuestarios que fueron financiados con emisiones inorgánicas de dinero, lo cual reorientaba la ejecución de la política monetaria que se experimentaba en esos tiempos.

La inflación se manifestaba con intensidad en varios países, y tendía a variar entre uno y otro, razón por la cual el descontrol de los precios llevó a la hiperinflación a naciones como Alemania, Austria, Hungría, Polonia y Rusia.

Tal situación tuvo un impacto de tal magnitud que su expresión fue una depresión económica e industrial que estimuló numerosas crisis bancarias en Europa, con grandes consecuencias sociales y políticas.

Las quiebras bancarias se generalizaron a partir de 1931, en Europa y en Estados Unidos, al tiempo que los bancos centrales no ejercieron sus funciones de prestamistas de última instancia y no hubo coordinación internacional de salvamento bancario ni para mantener las paridades cambiarias de sus monedas nacionales.

En el caso de Gran Bretaña, ante la gran demanda de libras, ese país se vio forzado en  abandonar el patrón oro en la década de 1930 y fuera ya del patrón oro, procedió a practicar una política monetaria expansiva que permitió fuertes devaluaciones en el mercado de divisas.

Dada estas perturbaciones en la economía, se ensayaron múltiples aplicaciones de política económica cuyos objetivos perseguían frenar la crisis financiera que se había convertido en una encrucijada de escala planetaria.

El origen del malestar presentado se encuentra en la primera guerra mundial, en el cual se inició la desintegración de la economía internacional, situación que impulsó la Gran Depresión y ésta, a su vez, gestó de manera directa la Segunda Guerra Mundial. 

Como consecuencia de dicha guerra, a partir de 1945, surgieron dos potencias hegemónicas que fueron los Estados Unidos de América y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Esta situación  provocó que en 1947, se iniciara la denominada guerra fría la cual dividió al mundo en tres bloques políticos y económicos como fueron  el sistema capitalista con una economía de mercado, el sistema comunista, con una economía de planificación central y un tercer bloque de las naciones no alineadas, o denominadas del “tercer mundo”.

En el plano estrictamente económico surgieron los acuerdos de Bretton Woods, entre 1944 y 1947, los cuales crearon un marco estable para las relaciones económicas internacionales, con la fundación de los organismos financieros internacionales, tales como el Banco Internacional para la Reconstrucción y el Desarrollo, hoy  Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio,  conocido hoy como la Organización Mundial de Comercio.

En su primera fase de operación, fue inocultable que estas entidades favorecieron el financiamiento internacional y el crecimiento económico, mitigando de paso el rompecabezas económico global.

Han transcurrido más de medio siglo del panorama perturbador antes descrito y en gran medida se han superado los grandes conflictos bélicos, políticos y económicos que provocaban controversias entre los estados más desarrollados; sin embargo, lo que se ha observado es que a pesar del salto al progreso que se ha logrado en gran parte del orbe, principalmente en lo tecnológico, se han incorporado nuevos elementos como los rompecabezas que lideran el malestar en el siglo XXI.

El rompecabezas que muchos no imaginaron que se repetiría fue observado cuando las finanzas globales se derrumbaron en el año 2008, con la crisis financiera mundial, con características similares a la que ocurrió en 1929, los mismos banqueros de Wall Street volvieron a caer en el agujero negro que ellos mismos crean en los mercados financieros, pero esta vez la banca de inversión casi desaparece en el mercado de Nueva York, así como arrastrar a Europa donde se comprobó la fragilidad de su mercado financiero y puso a temblar al euro como integración monetaria de una gran zona cuya expresión visual latente ha sido la crisis de Grecia y de otras naciones contaminadas, como Portugal, Irlanda, España e Italia.

Desde la crisis financiera global de 2008 hasta la actualidad, el mundo está transitando por una situación de incertidumbre que no se ha detenido con los estabilizadores requeridos para ser superada. Por tales razones, la propia crisis ha tenido como secuela la expansión exponencial de la pobreza y el incremento de la desigualdad, por igual, y como consecuencia está la expansión del endeudamiento mundial que supera los más de 200 trillones de dólares, mientras el crecimiento del PIB es mediocre.

El cuadro tétrico del mundo se está completando por la presencia de crisis política en muchos países de economías importantes como son los casos de Reino Unido con la decisión del Brexit, Italia como la dimisión de su primer ministro, Mateo Renzi, la incertidumbre generada en los Estados Unidos con la elección de Donald Trump y las debilidades institucionales en muchos países, con la interrupción de los períodos constitucionales, como fue el caso de Brasil.

Y ese es el rompecabezas en que ha caído el mundo en estas dos primeras décadas del siglo XXI, aunque afortunadamente para los ciudadanos del planeta, todavía no se vislumbra en el horizonte, la amenaza de una tercera guerra mundial.

Mientras tanto, pido a Dios que ilumine las mentes de nuestros gobernantes. ¡Y les deseo una Feliz Navidad a mis amables lectores! Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies