LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador

   
   
 

LatinPress. 14 /01/ 2016. Ecuador

   

¿Y la OPEP?

 

Existe una confrontación por el mercado petrolero internacional entre la Organización de Países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP) y Estados Unidos en el marco de una economía mundial marcada por un enfriamiento en su tasa de crecimiento y una reducción en la demanda global de petróleo.

En la OPEP se levantan voces llamando a mantener expectativas favorables durante este año, en torno a un aumento en los precios, pero las circunstancias actuales, preludian el reforzamiento de la tendencia en la caída de los costos del crudo, proyectándose cotizaciones que no superarían los 40 dólares por barril, cuando algunos productores y exportadores aspiran a una franja de 80-100 dólares el barril.

El secretario general de la OPEP, el libio Abdullah Al-Badri, ha manifestado que los mercados no deberían entrar en pánico por la reciente caída de los precios del petróleo porque la situación se resolverá. Y como si estuviese viendo el fenómeno a través de una bola de cristal, expresó: “Por favor, no entremos en pánico, las cosas se van a arreglar por sí solas”. Pero al cierre de 2015, esos pronósticos optimistas se diluyeron.

De las declaraciones emitidas por el máximo personero de la OPEP podría deducirse que para éste, la recurrente caída en la cotización del crudo no ha sido inducida por maniobras de especuladores financieros ni de determinados países productores que disponen de los volúmenes necesarios de petróleo como para incidir en el comportamiento de la oferta y la demanda.

Analistas internacionales de Europa, Rusia y China sostienen que la actual caída en los precios del oro negro forma parte de un complot, acordado en secreto por determinados productores para aumentar la oferta de petróleo con el propósito de agraviar las finanzas de determinados países contradictores a la política exterior de Washington y Bruselas (sede de la Unión Europea).

Al llegar a este punto vale la pena preguntarse: ¿Por qué la caída en picada de los precios de este hidrocarburo ha coincidido con un momento de fuerte apreciación del dólar respecto de otras importantes divisas internacionales?

¿Cómo se explica que la actual política monetaria de Estados Unidos, caracterizada por una eliminación gradual de los estímulos a la economía interna, coincida con las mayores reservas de petróleo y gas alcanzadas en las últimas décadas, debido al ambicioso programa de expansión energética apoyado por Washington? ¿Bajarán aún más los precios del barril, luego de que se levanten las sanciones contra Irán y vuelva esta nación a vender su producción en el mercado petrolero mundial?

Algunos países miembros de la OPEP no ven con buenos ojos la posición de su secretario general, quien expresó que “las cosas se arreglarán por sí solas”, sin que esa institución adopte acciones concretas en la relación oferta y demanda.

Ojalá no surjan mayores contradicciones al interior de la OPEP, pues una división en esa importante organización intergubernamental solo favorecería a las grandes transnacionales y a los intereses financieros especulativos que están apostando a una mayor incidencia en la determinación de los precios internacionales del petróleo, en detrimento de la salud económica y financiera de los principales productores de crudo del orbe. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies