LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 18 /09 / 2016. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

El fracaso de Doha.

 

La Ronda Doha de negociaciones comerciales multilaterales en el marco de la Organización Mundial del Comercio (O.M.C.) agota ya sus quince años de agenda de trabajo sin que afloren a la vista resultados concluyentes que pudiesen anunciar el final de la misma, abriendo paso a un nivel superior de regulación en el comercio internacional.

Bien se sabe que el acuerdo está trabado porque no existe un consenso entre los países desarrollados, emergentes y el resto de los subdesarrollados para alcanzar un mayor grado de liberalización del comercio en sectores claves como el agrícola, industrial y de servicios, tendente a impulsar un mejor desempeño de la economía mundial.

Téngase en cuenta que las decisiones en el marco multilateral de la O.M.C., se adoptan según el famoso principio de “todo único”, lo que significa que no habrá punto final en las negociaciones hasta tanto todos los participantes estén totalmente de acuerdo.

Y ocurre que el tema agrícola ha devenido en la manzana de la discordia entre las naciones industrializadas y el mundo subdesarrollado o en vías de desarrollo, como se estila decir en la literatura económica internacional.

Los países industrializados, con Estados Unidos de América a la vanguardia, se muestran renuentes a eliminar su política de subsidios en provecho de su sector agrícola, en tanto que los países emergentes, que son países en vías del progreso, con mayor nivel de avance productivo han logrado promover una mejor identidad de intereses con numerosos países de Asía, África y América Latina.

En las negociaciones de la Ronda Doha no se ha podido desatar el nudo gordiano en materia de eliminación de la protección a los productos agrícolas con altos aranceles, los subsidios a la exportación y apoyo a los productores agropecuarios. Además, no existe acuerdo entre el mundo industrializado y las economías subdesarrolladas en el tema del libre acceso a los productos agrícolas y pecuarios, entre otros.

Así las cosas, podría pensarse que el acuerdo sobre facilidades para el comercio global, aprobado en el marco de la Novena Reunión Ministerial de la O.M.C., celebrada en diciembre de 2013 en Bali, isla de Indonesia, constituyó un paso importante para relanzar las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Doha.

Pero ocurrió que en la Décima Reunión Ministerial de la organización comercial antes referida, celebrada en diciembre de 2015 en Nairobi, capital de Kenia, se consensuó una declaración final en la que no fue posible reafirmar los esfuerzos en la conclusión de dicha Ronda.

Y es que los países industrializados parecen decididos a dejar atrás el escenario de las negociaciones comerciales multilaterales en el marco de dicha organización, para privilegiar los acuerdos comerciales bilaterales y los llamados mega pactos regionales al estilo del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) y el Acuerdo de Comercio e Inversiones (TTIP) que se está negociando entre Estados Unidos y la Unión Europea.

La Ronda Doha se encuentra estancada 15 años después de su puesta en movimiento y al parecer la misma no será retomada con optimismo por los 164 Estados miembros de la Organización Mundial de Comercio, debido al choque de intereses económicos y geopolíticos que preludian el colapso final de ese necesario foro multilateral de integración comercial.  Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies