LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 7 /08 / 2016. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

Tiempos de crisis.

 

El comportamiento de los ciclos económicos (es decir, los vaivenes y los altibajos en el comportamiento de la economía global) no han quedado atrás, pues son fenómenos consustanciales a la economía de mercado.


Jim Rogers, quien es uno de los principales inversores norteamericanos, sostiene que la economía mundial, y en especial la estadounidense, se encuentra en la antesala de una nueva recesión de grandes proporciones llamada a destruir los cimientos del actual orden monetario y financiero internacional.


La masiva impresión de dinero sin respaldo por parte del Estado y la creciente expansión de los derivados financieros, son fenómenos que están destruyendo el valor real del dólar. Los derivados financieros alcanzaron en el año 2008, un monto de 500 mil millones de dólares, pero que para este año, ya superan los 1,2 billones de dólares, según estadísticas del Fondo Monetario Internacional (F.M.I.).

George Soros, renombrado inversionista y especulador financiero norteamericano, de origen húngaro, llegó a expresar palabras tan pesimistas como las siguientes: “Cuando miro a los mercados financieros veo que hay un serio desafío que me recuerda a la crisis que tuvimos en el 2008”.


Conviene tener muy en cuenta la visión de futuro que sustentaba el filósofo chino Confucio (quien vivió entre los años 551 y 479 antes del nacimiento de Jesucristo), al sustentar la siguiente frase: “Estudia el pasado, si quieres pronosticar el futuro”.


Así, en los últimos 25 años, los Estados Unidos de América, ha sido azotado por tres fuertes recesiones, las cuales se registraron durante los años 1991, 2001 y 2009. Y todavía la principal economía del mundo no logra recuperarse de los estragos desatados por la denominada Gran Recesión (2008-2009).


Téngase presente que pocos meses antes de que se produjera el shock o derrumbe de las operaciones en la Bolsa de Wall Street, principal centro financiero de EE.UU., todo iba de maravillas en la sicología de los inversionistas, y algunos economistas llegaron a sostener que la prosperidad había llegado para quedarse definitivamente.


Durante la década actual el crecimiento del producto interno bruto (PIB) norteamericano se había mantenido a un ritmo de 5,2 por ciento, a pesar de que entre los años 2000 y 2001 experimentó una corta recesión tras la caída en picada del valor de las acciones de las empresas tecnológicas.


La economía mundial disparó su tasa de crecimiento en 4,9% durante el período 2003-2006, superando en mucho la media histórica.


Sin embargo, en el escenario actual debemos prepararnos para nuevas crisis productivas, comerciales y financieras a escala planetaria. No se trata de una visión pesimista, sino de un reconocimiento de los graves problemas estructurales que mantiene de rodillas a la primera potencia mundial. Hay que tener visión de futuro para que las sorpresas desagradables no afloren ni nos afecten mucho. En consecuencia, estamos asistiendo a nuevos tiempos de crisis global, siendo recomendable actuar con austeridad, conciencia financiera, previsión, prudencia y responsabilidad. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies