LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador

   
   
 

LatinPress. 4 /12/ 2015. Ecuador

   

Confrontación de ideas

 

No basta con darle seguimiento al comportamiento de la macroeconomía, sino que debemos interesarnos por la marcha de la microeconomía, que se refiere a las personas y a las empresas en su vinculación con el mercado.

Los economistas pueden equivocarse en sus interpretaciones sobre las causas y efectos de un determinado fenómeno de la producción, el comercio o las finanzas, pero lo que no es permisible es que traten de acomodar la verdad científica a la defensa de sus intereses personales.

Cabe destacar, que los profesionales de la economía no son iluminados, ni están inspirados por Dios para formular sus teorías.

Un economista que solo fije su atención en los resultados del crecimiento del Producto Interno Bruto, sin tomar en cuenta los avances en el desarrollo económico y social, está negando la razón de ser del diseño y ejecución de las políticas económicas en pos de lograr el tan deseado desarrollo social.

John Keynes argumentaba: “El economista debe estudiar el presente a la luz del pasado, con vistas al futuro. Tiene que ser, al mismo tiempo, lleno de determinación e indiferente; tan distante e incorruptible como un artista, y tener algunas veces los pies tan cerca de la tierra, como un político”.

Se atribuye al escritor irlandés George Bernard Shaw, haber expresado una frase lapidaria sobre la diversidad de enfoques económicos: “Si pudiéramos reunir a todos los economistas en un mismo lugar, aun así no lograrían ponerse de acuerdo”.

Es cierto, ante la presencia de un fenómeno económico (una depresión, por ejemplo), afloran posiciones enfrentadas sobre los factores causales y la implementación de políticas públicas para superarlo. Los gobernantes deben dejarse asesorar por economistas de diversas escuelas con puntos de vistas para ampliar el abanico de alternativas para solucionar las debacles financieras. De la confrontación de las ideas emana la luz.

Las reflexiones precedentes adquieren mejor concreción en períodos de crisis económicas. Las crisis no se gestan por obra y gracia de las ideas, pues lo que ocurre en la práctica es que éstas se manifiestan a través de enfoques teóricos que pretenden determinar sus causas y efectos. Las ideas no generan crisis, sino que las crisis alumbran ideas.

El impacto de las ideas en la toma de decisiones políticas y económicas ya fue abordado por Keynes en su obra “Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero”, cuando sentenció: “Tarde o temprano, son las ideas, y no los intereses creados, lo que resulta peligroso, para bien o para mal”.

Paul Krugman, autor del libro “De vuelta a la economía de la Depresión”, sostuvo: “Hay quien dice que los problemas económicos son estructurales y que no tienen solución a corto plazo, pero yo creo que los únicos obstáculos estructurales importantes para la prosperidad del mundo son las doctrinas obsoletas que pueblan la cabeza de los hombres”.

Como quiera que sea, el peso de las ideas económicas en el devenir de los fenómenos productivos, comerciales y financieros al interior de un país determinado, de una región o del conjunto de la economía mundial, no debe ser ignorado, so pena de perder las perspectivas de los acontecimientos económicos, políticos y sociales. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies