LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador

   
   
 

LatinPress. 11 /02/ 2016. Ecuador

   

Dirigentes o caudillos.

 

La historia nos presenta una multitud de dirigentes que han estado al frente de otros tantos grupos humanos o pueblos. Lo importante es que los dirigentes sean buenos y auténticos.

Hay dirigentes políticos, sindicales, empresariales, eclesiásticos, deportivos, familiares, etcétera. Una cualidad muy importante del dirigente es que tenga capacidad de liderazgo. Los líderes influyen tanto en la conciencia de la persona como en el grupo o población con el fin de realizar un trabajo en conjunto que conduzca a alcanzar objetivos comunes.

El ser dirigente requiere ejercer autoridad y la autoridad puede conducir tanto al poder como al servicio. Cuando el liderazgo y la autoridad están encaminados al servicio, lo que importa es el bien común.

Cuando, por el contrario, están encaminados al poder, lo que importa es el bien de la “clase dirigente y de sus corifeos”.

Al  buscar el poder, el dirigente se convierte en caudillo, pudiendo ejercer la autoridad en distintos niveles. Se puede ser dictador en mayor o menor grado.

Todos podemos tener una cierta tendencia a ser caciques, pues a todos nos atrae estar arriba, mandar, ser jefes. Saludar a uno diciéndole “hola jefe” es ponerle en un pedestal que le resulta una lisonja.

Pero, tanto el caudillo como el dictador, son siempre un grave peligro para una comunidad o para el pueblo y hemos de tomar conciencia de ello para evitarlo.

La palabra dictador está muy desprestigiada y suena, incluso, hasta ofensiva. No nos gusta que nos llamen dictadores o caudillos. Sin embargo, hay entre nosotros muchos jefes que no son otra cosa que dictadores con el disfraz del disimulo.

El caudillo quiere estar arriba, quiere ser jefe, quiere mandar y sacar provecho, y para ello se viste de un ropaje y prepara un montaje para ser un actor en el que aparezca como una persona influyente, que sabe manejar las situaciones difíciles, que tiene poder e influencia y que hay que respetar. Los caudillos usan métodos muy propios y engañosos para mantenerse arriba y defender sus intereses. Unos utilizan la intimidación, otros la acumulación de poderes, otros el reparto de dádivas para ganarse aduladores serviles que les rindan pleitesía, aquí está el origen de la praxis de repartir emparedados y bebidas.

Este es un mal tremendo que debemos erradicar, pues, es muy abundante entre nosotros y es una de las causas del subdesarrollo y la pobreza. Con caudillos o caciques no hay verdadero progreso social. A esto, hemos de ponerle remedio.

Para ello, lo primero es saber que si yo soy caudillo estoy siendo una causa del subdesarrollo para la institución de la que formo parte. Y, segundo, si yo con mi servidumbre permito el que haya dictadores o caciques, estoy contribuyendo a la esclavitud de la sociedad.

La sociedad, o más bien la nación, que quiera encauzarse por un crecimiento sostenido tanto en lo material como en lo espiritual, debe practicar las siguientes reglas de oro: la ética como fundamento de todo lo que hacemos individual y colectivamente, el respeto a las leyes y al derecho ajeno como principio básico; el amor al trabajo como guía; el orden y la disciplina como estilo de vida; la integridad como cualidad personal; la responsabilidad como contra parte de la libertad; el deseo de superación como motor del desarrollo personal; la educación financiera como esfuerzo por mejorar nuestra economía y el acometimiento como forma de resolver los problemas a corto plazo.

Hay que aprovechar estos momentos de riesgo y debilidad de la democracia representativa para estimular la unidad nacional sobre la base de un nuevo liderazgo progresista que le abra las puertas a la democracia participativa. Educar para la corresponsabilidad y para la participación evita tener caudillos y dictadores en los grupos y en las naciones. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies