LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 12 /10 / 2016. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

Apreciación del dólar y cotización del crudo.

 

¿Qué relación existe entre el precio del dólar y el comportamiento de las cotizaciones del petróleo? ¿Es deseable un dólar fuerte o débil?

A pesar de que el sistema monetario y financiero mundial, surgido después de la Segunda Guerra Mundial en la histórica Conferencia de Bretton Woods colapsó en 1971, cuando Estados Unidos dispuso la no convertibilidad del dólar en oro, rompiendo la tasa de cambio fija que ataba una onza troy oro a un valor de 35 dólares, es innegable que el billete verde mantiene su primacía dentro de la economía mundial incidiendo en los precios internacionales de productos tan sensibles y demandados en el mercado de materias primas, como el barril de petróleo.

Porque siendo el dólar una mercancía que se compra y vende como cualquier otra, es lógico deducir que en una economía dolarizada como la del Ecuador, si éste sube de precio, las importaciones resultarán ser más baratas, mientras que las exportaciones de nuestros productos, se harán menos atractivas para los consumidores en el exterior, toda vez que se ofertarán a precios más altos.

Ocurriría lo contrario si se produjera una caída en el precio del dólar, principal moneda dentro de las transacciones comerciales internacionales.

Téngase presente, que a pesar del surgimiento del euro (moneda única europea que en el año 2002, fue puesta en circulación bajo la forma de billetes y monedas de bancos), la incidencia del yen (divisa japonesa desde 1874), la fuerza histórica de la libra esterlina (divisa británica que data del año 760 después de Cristo, siendo la moneda más antigua del mundo) y el pujante yuan (moneda china), a pesar de todo eso, es evidente que el dólar estadounidense (que nace en 1785), continúa siendo desde los años de postguerra la divisa por excelencia en la economía global.

La Organización de países Productores y Exportadores de Petróleo (OPEP) y la Agencia Internacional de Energía (AIE), sostienen que si el dólar baja de precio “los vendedores querrán seguir vendiendo sin perder el valor real en su divisa propia, y a su vez los compradores con una divisa fortalecida tendrán una mayor capacidad de compra”.

Podría ser que si los EE.UU. decide revalorizar o hacer más fuerte el dólar mediante el aumento en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal (La FED, por sus siglas en inglés) - que es el Banco Central de los Estados Unidos de América -, estaríamos asistiendo a la antesala de una presión a la baja en los precios internacionales del barril de petróleo.

Pero es obvio que también deben concurrir otros factores como serían el equilibrio entre la oferta y la demanda del crudo y un movimiento más activo en el desarrollo de la economía planetaria.

Y mientras eso ocurra, hay razones para pensar que todavía el resto de las divisas internacionales seguirán girando alrededor del dólar.

Entonces, hemos de prepararnos para transitar un cierre de año y un próximo año por la ruta de la apreciación del dólar, con todas las consecuencias económicas expuestas precedentemente.

En consecuencia, nuestra economía debe prepararse para el peor de los escenarios, por la falta de previsión gubernamental, salvo que ocurra otro milagro que nos ayude a paliar un poco la crisis que los ecuatorianos estamos soportando con un estoicismo digno de admirar. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies