LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador

   
   
 

LatinPress. 18 /12/ 2015. Ecuador

   

Acuerdo de París.

 

Así como el cuerpo humano emite sus señales propias cuando hay amenazas, la tierra lo hace por igual cuando el hombre la agrede con sus actos.

Ya la Tierra ha comenzado a responder al daño en la forma de cambios perceptibles en su dinámica natural, cambios que a su vez se reflejan en una progresiva degradación de la calidad de vida de los seres humanos, al alterarse nuestros parámetros existenciales.


Ni el aire, ni el mar, ni la tierra soportan el efecto que un calentamiento gradual del Sol, provocado por causas humanas fundamentalmente, ejerce sobre todos los ecosistemas.


Los que habitamos este planeta sentimos directamente que estamos en el umbral de una catástrofe que puede conducir a la extinción de las especies que pueblan la Tierra.


De ahí que constituya un paso decisivo, en la adopción de medidas que prevengan un calentamiento mayor de la tierra, con todas sus apocalípticas consecuencias, el acuerdo alcanzado por la Cumbre del Cambio Climático en París en esa dirección.


Casi 200 naciones se pusieron de acuerdo en suscribir un compromiso para que a partir del año 2020 reduzcan las emisiones de gases que perforan la atmósfera y que abren boquetes a más flujo de rayos solares, adoptando medidas para prescindir de los combustibles fósiles y de otras fuentes potenciales de daños al medio ambiente.


El "acuerdo de París" busca prevenir que las temperaturas globales suban otro grado Celsius entre ahora y el 2100, una demanda clave de países pobres azotados por la elevación de los niveles del mar y otros efectos del calentamiento global.   


El acuerdo ahora debe ser ratificado por los gobiernos individuales (al menos 55 países que representan al menos 55% de las emisiones globales) y entraría en vigor en el 2020. Es el primero en pedir a todos los países que se unan para luchar contra el calentamiento global, lo que representa un cambio en el discurso de la ONU, que antes sólo pedía a los países ricos reducir sus emisiones.         


También se comprometieron a limitar el aumento de los gases causantes del efecto invernadero producidos por la actividad humana a un nivel que árboles, tierra y océanos puedan absorber de forma natural, a partir de algún momento entre el 2050 y 2100.     


En términos prácticos, para lograr ese objetivo el mundo tendría que dejar de emitir en su totalidad los gases que provocan el efecto invernadero en los próximos 50 años. Eso se debe a que cuanto menos se contamine, menos contaminantes absorbe la naturaleza.


El mundo ya se ha calentado 1 grado Celsius por encima de los tiempos preindustriales. La nueva versión eliminó conceptos polémicos como "neutralidad climática" o "neutralidad de emisiones" que aparecían en borradores anteriores pero eran rechazadas por China y otros países. Establece que los países ricos deben seguir brindando apoyo financiero a las naciones pobres para que enfrenten el cambio climático.


También incluye una sección de "pérdidas y daños", un tema impulsado por los pequeños países insulares y otros vulnerables que quieren ayuda para recuperarse de los desastres del cambio climático y ascenso en el nivel del mar.


Kumi Naidoo, activista de Greenpeace, elogió el acuerdo como un buen comienzo, pero dijo que no es suficiente. "Hoy, la raza humana se ha unido en una causa común, pero lo que realmente importa es lo que suceda después de esta conferencia", dijo. "El acuerdo de por sí no va a sacarnos del hoyo en el que estamos, pero hace las paredes menos empinadas".


La idea es que a través de una acción conjunta de toda la humanidad, de manera irreversible, pueda evitarse que el globo terráqueo se exponga a dos grados Celsius más de calor durante este siglo, y se minimicen los cambios que hasta ahora, de forma dramática, hemos presenciado, como señal premonitoria de que algo anda mal y podría ser irremediable.


Ha sido, sin duda, un gran paso de la comunidad global. Una urgente e inevitable respuesta ante el peligro mayor que sigue gravitando sobre nuestra existencia. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies