LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 22 /5 / 2017. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

Déficit-deuda.

 

Treinta y cinco años atrás, todas las naciones diseminadas en los diversos continentes del globo terráqueo, acumulaban una deuda pública global en proporción al Producto Interno Bruto (PIB) relativamente manejable, pero en la actualidad, esa relación ya se ha colocado en muchos casos por encima del valor de la riqueza material creada a escala planetaria, acumulando un monto, medido en dinero, superior a los 200 billones de dólares.

Ya se sabe que en términos de cantidad de dinero adeudado, los Estados Unidos de América es campeón mundial, con una deuda pública que se acerca ya a los 20 billones de dólares, correspondiendo alrededor 1,1 billones de dólares adeudado a China, en tanto que Japón, avanza como el principal acreedor al alcanzar al cierre del año 2016 acreencias frente a EE.UU. por un monto de 1,2 billones de dólares.

Estados Unidos cuenta con una deuda pública cuyo valor equivale al 105,1% de su PIB, pero en términos de cantidad de dinero total es, sin lugar a dudas, el más endeudado del mundo, seguido por Japón, cuya deuda representa el 245,5% de su riqueza material creada bajo la forma de bienes y servicios.

Pero en términos de capacidad de ahorro interno, se sabe que los ciudadanos estadounidenses no gozan de esa virtud, sino que suelen dar riendas sueltas a la compra desenfrenada de bienes y servicios estimulados por un bombardeo publicitario que induce a un culto al consumismo.

Se ha dicho que ese proceso de endeudamiento privado norteamericano ha pasado de ser un lujo para unos pocos a una conveniencia para muchos, luego a una adición para la mayoría y ahora a una enfermedad para todos.

En esa relación deuda-PIB, Japón mantiene el primer lugar con una deuda pública que alcanza ya los 9,5 billones de dólares, representando más del 240% de su PIB. Pensemos también en Grecia (177%), Italia (133%) y Portugal (con 131%).

Las estadísticas publicadas por el gobierno americano indican que durante los años que siguieron a la Gran Recesión (2008-2009) Estados Unidos impulsó una política de captación de recursos financieros externos, especialmente procedentes de China y Japón, aumentando de manera significativa sus niveles de endeudamiento público.

En unos veintidós países industrializados y las veinticinco principales economías subdesarrolladas, la deuda había crecido en 58 billones de dólares, pasando de los 142 billones de dólares en el 2007, a más 200 billones de dólares al cierre del 2016.

Ahora bien, debe tenerse en cuenta que una parte significativa de la deuda pública suele ser contratada para cubrir un bache financiero expresado en el déficit. Eso significa que en la medida que aumenta el déficit también suele producirse un incremento en los niveles de la deuda pública. Es decir, déficit y deuda son dos caras de una misma moneda: la ejecución presupuestaria anual.

Entonces, cabe preguntar: ¿es factible alcanzar un crecimiento sostenible e inclusivo (que implica un impacto positivo en el desarrollo social) con altos niveles de endeudamiento público? ¿Sería más práctico acudir a un reforzamiento institucional de los canales impositivos internos para reducir a su mínima expresión la evasión fiscal y hacer pagar a las empresas y ciudadanos que se niegan a honrar sus obligaciones frente al Estado? ¿O también hacer recortes en el gasto público sin afectar las partidas de inversiones públicas y los gastos sociales?

El Fondo Monetario Internacional (FMI), en su publicación “Monitor Fiscal”, publicada el 19 de abril de 2017, reconoce que si un Estado necesita recursos adicionales para su gestión presupuestaria debería captarlos “de la manera que resulte menos perjudicial para el crecimiento, sin poner en juego la sostenibilidad de la deuda, precisando que una opción consiste en financiar sus políticas públicas mediante un endeudamiento adicional, pero advirtiendo que la deuda debe usarse con prudencia”.

Más que el valor absoluto de la deuda lo que interesa es conocer las posibilidades productivas y comerciales de un Estado para hacer frente al pago de sus acreencias. Y, claro, mientras más bajo es la relación Deuda Pública-PBI, mejor será la capacidad productiva del país para afrontar el pago de sus obligaciones. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies