LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 4 / 7 / 2017. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

Cuestión de honradez, principios y solidaridad.

 

Actualmente, luchar por la honradez, es el sagrado propósito de la humanidad para resolver los graves problemas que aquejan a las naciones.

No solo se trata de cuantificar los daños transparentando lo que ha sido una conducta delictiva en la conducción de los Estados.

También la gran crisis afecta los principios básicos de la legalidad y las buenas costumbres.

El pudor es un producto más de venta, cuando se trata de conquistar una falsa y pasajera intimidad. Las grandes crisis económicas y sociales, y la nuestra no es una excepción, son parte de un proceso irreversible en afrontar los problemas que han sido los más severos responsables de la desigualdad de oportunidades entre los seres humanos, que deben percibir un mínimo de los inalienables derechos humanos.

Mirando el mundo en sus diferentes latitudes, percibimos que emerge la necesidad de que la justicia cumpla con el objetivo de no apañar inmunidades a personas que, independientemente de su estatus político, económico o social, actúen en detrimento de la mayoría.

Pensando en lo que nos compete, estamos precisamente en una coyuntura donde la responsabilidad es de todos, desde el más encumbrado de los ecuatorianos, hasta el más humilde ciudadano; pues, necesitamos de seguridad y tranquilidad para vivir real y efectivamente en un ambiente de respeto mutuo.

Muchos quieren ver la vida, de un modo individualista o de un modo familiar, pero verla de un modo colectivista siempre genera aversión para la mayoría de los que tienen sus problemas resueltos.

Sabía usted que hay estudios que muestran que las personas de bajos ingresos pueden llegar a compartir la mitad de esos ingresos y que proporcionalmente, mientras más alto es el nivel socio-económico, más se reduce ese porcentaje que se dedica a compartir, llegando a cero en la mayoría de los casos en los estratos sociales con mayores recursos económicos.

Claro, siempre hay excepciones, yo conozco una persona de la clase más alta, que tiene a Dios en su corazón, y siempre ayuda, pero eso solo lo he visto en él, entre varias docenas de personas que conozco de la misma clase social.

Creer que la solución está en la desunión de una sociedad es un grave error, es todo lo contrario.

En la unidad de cara a la verdad, debemos buscar y rectificar los procedimientos delictivos que han sido implementados con el manto de la impunidad, en detrimento precisamente de los intereses comunes de todos los ciudadanos.

El país ha cambiado y para bien, se hace impostergable que el liderazgo también lo haga. Cada cual emerge desde su pueblo y en su pueblo, es preciso buscar las soluciones que necesitamos para llegar a lo que queremos ser como nación; pero, para eso, debemos mirar los males sociales, resolviendo los problemas que agobian a los más desposeídos.

Teniendo entonces claro el individualismo y que la satisfacción que da el dinero es hasta cierto punto, podemos entender que el camino a la felicidad va más orientado en ayudar a la colectividad.

Si usted piensa en satisfacer sus necesidades, y luego, con el crecimiento económico, en vez de enfocarse en seguir buscando la felicidad en el gasto y en la acumulación de riquezas; si usted decide empezar a compartir el excedente, la felicidad de las demás personas le va a ir llenando su corazón mientras más crezcan sus ingresos, en la misma proporción de solidaridad con los que más nos necesitan. Debemos preocuparnos por forjar un país más equitativo, justo y solidario.

Es preciso aprovechar este momento para garantizar a la gran mayoría de la nación, los recursos que les preserven sus intereses patrimoniales, simplemente aplicando el sagrado deber de cumplir y hacer cumplir las leyes, sin impunidad ni privilegios, solo así, la lucha se hará por la honradez. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies