LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Fabrizio Reyes de Luca
Ecuador.

   
   
 

LatinPress. 12 /3 / 2017. Fabrizio Reyes de Luca. Ecuador.

   

A mejorar la productividad.

 

El uso de la palabra competitividad ha devenido en recurrente dentro del discurso de los planificadores de políticas económicas, particularmente en los que diseñan las acciones en materia de comercio exterior, pero más que una palabra integrada por 14 letras conviene saber que la misma representa una meta a la que toda economía debe aspirar.

Mejorar la productividad y la competitividad debe ser el norte de toda nación, sobre todo si es de economía subdesarrollada, pues ambos conceptos no tendrían la mayor trascendencia si no se asocian al incremento de la capacidad exportadora del país.

Competitividad (costos de producción y calidad en el bien final) y productividad (aplicación de tecnología para reducir el tiempo en la elaboración de una mercancía) son dos caras de una misma moneda: la obtención de una mayor inserción dentro de la economía global.

Si una empresa logra producir determinado bien o servicio a costos inferiores y con la calidad debida en comparación con su similar de otra unidad productiva, entonces la meta competitiva ha sido alcanzada. Se trata de producir con costos menores y buena calidad, a los fines de vender esas mercaderías a precios atractivos, tanto en los mercados internacionales como en el mercado interno.

Ahora bien, ¿cómo ignorar que la política económica exterior de un país se encuentra sometida a fuertes presiones generadas por la existencia de factores mundiales que condicionan la toma de decisiones en materia de políticas públicas?

Téngase en cuenta que hace poco más de cien días, en la Casa Blanca, sede del gobierno de Estados Unidos de América, sentado en el salón oval, se encuentra un nuevo presidente: Donald John Trump. Y en consecuencia, se aproximan vientos de cambios dentro de la economía norteamericana y a nivel planetario.

El mundo vive una nueva fase dentro de su comportamiento económico. Que no se trata de futuro, sino de presente. Ocurre que la economía mundial pasa en la actualidad por el filtro de la comunicación y el conocimiento. Porque ningún país podría insertarse dentro de los grandes flujos productivos, comerciales y financieros, sin que haga uso y aprovechamiento de los avances tecnológicos de la sociedad de la información.

Además, muchas de las decisiones económicas que se toman en determinadas instancias institucionales del escenario global (pensemos en el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial del Comercio, entre otras) suelen determinar la adopción de políticas económicas nacionales.

Que no se trata del adiós a las políticas nacionales para impulsar el desarrollo económico y social, sino de tomar conciencia de la nueva realidad de nuestros tiempos, pues las relaciones externas tienden a condicionar las políticas internas y a establecer el margen con que cuentan las autoridades nacionales para enfrentar problemas propios de cada país.

Se reconoce que la política exterior suele expresar la estructura económica interna, pero en esta fase de la economía global, su diseño está matizado en grado sumo por condicionantes internacionales, los cuales expresan la búsqueda de mayores niveles de productividad y competitividad en la creación de los bienes y servicios que demandan los consumidores.

El Estado tiene mucho que hacer todavía para estimular los procesos de renovación tecnológica por parte del sector privado, en busca de mejorar la competitividad para alcanzar un mayor crecimiento económico y salir del subdesarrollo. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 
 
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies