LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Noviembre 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 26 / 11 / 2017. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Tolerancia.

 

Generalmente me inhibo, por ciertos motivos, de utilizar la palabra “tolerancia”, aunque usualmente este vocablo se utiliza en un sentido “positivo”, tal como lo manifiestan diversos mandatarios que son  “tolerantes” con las minorías que habitan en sus respectivos países.

Sin embargo, cuando se afirma que se tolera a una persona pienso que lo que está implícito es algo distinto. En realidad se está dando a entender, en la mayoría de los casos, que no se sobrelleva a esa persona, pero razones o circunstancias muy particulares hacen necesario, o conveniente, soportarla.

Apartando esta reserva personal, es indudable que la tolerancia es una virtud digna de encomio, ya que afirma los derechos fundamentales de otros seres humanos para expresarse y conducir sus vidas de acuerdo a sus propias convicciones.

Además, de esta manera se estimula el que afloren opiniones diversas, lo cual, a su vez, conduce a discusiones enriquecedoras que propician un clima de fermento intelectual. La tolerancia proviene probablemente de vertientes diferentes.

En primer lugar, surge cuando no existe el compromiso con algún ideal en particular. Una sociedad que carezca de cánones específicos es usualmente tolerante, pues al no identificarse con un determinado sistema de valores, está dispuesta a aceptar la diversidad de ideas.

En cambio, el que profesa una creencia en una sola dirección, considera que la razón absoluta está con él y, por lo tanto, no acepta desviación alguna de los conceptos que preconiza. Existe una sola ideología, y además, es la suya.

Las manifestaciones extremistas que han estado ocurriendo en diferentes latitudes en las últimas décadas provienen de la convicción absoluta en una idea, o en una ofuscada fe en cierta tradición religiosa o política, que resulta en la ausencia total de actitudes de tolerancia ante las ideas o las convicciones de otros.

Más aún, este fanatismo in extremis, conlleva generalmente a la autojustificación de la destrucción de los disidentes en aras de una causa considerada sagrada y trascendental. No se recurre a un cuestionamiento intelectual profundo, asumiendo ciegamente ciertas verdades consideradas inmutables, manifestando una disposición a actuar de acuerdo a ellas a toda costa.

Por otra parte, es evidente que el momento también se caracteriza por falta de compromiso con ideales, con algunos valores, y donde el sentimiento de dedicación brilla por su ausencia. La ideología permea muchas actividades  humanas y todo lo que sucede es juzgado según criterios políticos-económicos: a saber, atenerse únicamente a la posible obtención de poder y dinero.

Por lo tanto, la presencia de la tolerancia en algunas sociedades contemporáneas no implica necesariamente el reconocimiento de los derechos del prójimo, sino más bien la ausencia de un compromiso con algún ideal o valor. Esto, a su vez, permite que el vacío ideológico esté siendo ocupado por las ideas de aquellos seres obsesionados por convicciones que no permiten el análisis o examen de la veracidad de sus premisas.

Más aún, mientras más improbables sean los postulados, mayor es el fervor político y religioso que los domina.

Los fanatismos y los fundamentalismos se apoderan de la mente de aquellos grupos humanos que requieren de orientaciones precisas sobre el sendero por el cual deberían transitar sus vidas.

La intención y la ambición no permanecen simplemente en el aire. Los deseos y las pasiones humanas no son fenómenos pasajeros, sino que pueden lograr existencia y personalidad propias, las que después modifican y matizan el futuro desarrollo emocional y espiritual del ser humano.

Compartimos la historia y el destino será el mismo para todos. ¿Por qué no aunar fuerzas en el presente?


(0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com.
Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies