LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 7 /06 / 2016. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Los Honestos Somos Pendejos.

 

Arturo Uslar Pietri es protagonista de una historia singular en nuestro país. Durante una entrevista televisiva el respetado escritor dijo la palabra “pendejo” para ironizar la situación de corrupción de ese momento.

La entrevista se realizó el día 16 de mayo de 1989, y sus palabras estallaron en la opinión pública nacional e internacional: “Los ciudadanos honestos, los no corruptos son, en algunos casos, calificados como pendejos; los honestos somos pendejos”.

El escándalo y posterior reflexión generaron la institucionalización de la palabra en todos los medios de comunicación.

La presión de la sociedad por realizar acciones gestó una marcha el día 15 de junio de 1989 denominada “la Marcha de los Pendejos”. Con ella se entregaron documentos para exigir honestidad en la gestión gubernamental.

Miles de personas caminaron por las avenidas de Caracas declarando enfáticamente, con pancartas y afiches, que eran pendejos. Con esa acción se repudió la corrupción y a los corruptos en Venezuela, en 1989.

En esta experiencia cívica, ciudadana, la auto designación, el insulto a sí mismo es una muestra de rebeldía, de honestidad, de valentía, de coraje.

El fenómeno social generado creó la aceptación de la palabra en esas décadas, y nos queda pendiente actualizar la reflexión acerca de los actos de corrupción en las siguientes gestiones de gobierno.

Nos queda pendiente revisarnos para constatar el significado y valor de la afirmación en nuestros días, cuando estalla la crisis de endeudamiento y se pone de manifiesto la hondura del quebranto económico del país.

No debemos mordernos la lengua para señalar una de sus raíces más profundas: Venezuela está cansada del viejo y podrido disco de las promesas populistas, de izquierdas y derechas, con las que nunca ha podido salir adelante.

El populismo es, en una proporción inmensa, el causante de todos los resultados negativos que hemos confrontado hasta la fecha.

La Venezuela, por donde está azotando el aluvión deformador de la corrupción y el populismo puede quedar, cuando el “oro negro” pase, como el abandonado Potosí de los españoles de la Conquista, como la Cubagua que fue de las perlas y donde ya ni las aves marinas paran, como todos los sitios por donde una riqueza azarienta pasa, sin arraigar, dejándolos más pobres y tristes que antes.

Esta noción es la que debe dirigir y determinar todos los actos de nuestra vida nacional.

Todo cuanto hagamos o dejemos de hacer, todo cuanto intenten gobernantes y gobernados debe partir de la consideración de esta situación fundamental.

Habrá que decirlo a todas horas y en cada momento. Así deberíamos llenar nuestras vidas de la emoción del destino venezolano. Habría que convertirlo en una especie de ejercicio espiritual.

Porque de esa convicción repetida en la escuela, en el trabajo, en la plaza pública, en la Asamblea, tendría que salir la incontenible ansia de la acción.

De esa acción para construir en la Venezuela real y para la Venezuela real. Construir la Venezuela que pueda sobrevivir a la corrupción y al populismo.

Esta es, escuetamente, la terrible realidad que todos parecemos empeñados en querer ignorar en la persistencia de la desmemoria. 04145541014    delucabartolomeo@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies