LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Noviembre 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela.

   
   
 

LatinPress. 6 / 11 / 2018. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Don Simón Rodríguez

 

Ha llegado el tiempo de enseñar a las gentes a vivir. Simón Rodríguez.


El hombre, el maestro, el idealista, el soñador, el solitario, el amigo de Bolívar. En Rodríguez se mezclan momentos cruciales de la Independencia de Venezuela con las vivencias y miserias de uno de los personajes más incomprendido de nuestra psicohistoria, antes y ahora.

Hay que establecer una afinidad preclara con Rodríguez para adentrarse en el mundo de este prócer cuya arma fue la educación, para revelarnos qué pensaba, cómo se sentía el maestro del Libertador.

Inventamos o erramos fue su consigna; construir la República a través de la escuela, su norte, su ancla, su única verdad.

Hay que recuperar la hermosa historia de un ser humano, de un náufrago. Marcado por ser “hijo de nadie”, su partida más tarde a Europa donde conoció de cerca la revolución, donde en el Monte Sacro escuchó de su arrebatado e impetuoso Bolívar un juramento que torció la historia del mundo; así como su vuelta a América, donde muere y adonde llega con la ilusión de emprender su proyecto educativo que, confiaba él, cambiaría definitivamente al hombre americano.

Su actividad docente y de pensador, su oficio literario y su activismo ideológico fueron facetas notables de su infatigable vida. Consolidó su oficio como educador, faceta que a la postre lo inmortalizaría más allá de la Independencia.

Analizar psicológicamente la obra de Rodríguez no es un trabajo fácil. La complejidad de su pensamiento y la variedad de géneros a través de los cuales escogió expresarse marcan una diferencia con muchos de sus contemporáneos.

Su vasta obra integrada en el ensayo hace que este hombre haya marcado un hito en la psicohistoria de un país que aún produce ligeros esfuerzos por tratar de definirse en su rumbo y futuro.

Hoy es preciso revivir esa contante angustia de Simón Rodríguez de fundar la república en el único sitio donde es posible: en la escuela. Y se produce la respuesta del maestro: sólo habrá repúblicas cuando existan ciudadanos.

Hay que regresar a Simón Rodríguez, a educar para algo, a educar para vivir en un país llamado Venezuela. Esta tarea inconclusa hay que traerla al presente con la obligación de concretarla, de fundar la república con ciudadanos educados para Venezuela; tal como lo soñó Robinson.


(0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies