LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Mayo 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 14 / 5 / 2017. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Ser madre en Venezuela.

 

Sería de lo más impreciso, para mí, describir la madre venezolana a través de los avatares de la historia.

Todavía más, la crisis coyuntural actual y la situación de tránsito desorganizado, ya menos coyuntural, que vive el país, muestra la desaparición del ejercicio de la maternidad o “maternizaje” tradicional y el surgimiento de nuevas modalidades, coexistiendo todas al mismo tiempo.

Es la fuerza creadora de la madre venezolana que lucha por una existencia digna y sustentadora de valores trascendentes.

Hay madres en uniones estables, pero también gran cantidad de uniones inestables, dando lugar a una creciente poliandria sucesiva en las mujeres venezolanas.

En tales condiciones de vida aumenta el problema de la ilegitimidad de los nacimientos, ya que la mujer tiene que convivir, uno tras otro, con varios hombres para lograr subsistir ella y los hijos que con los mismos va engendrando.

Hay madres con unión legalmente establecida; madre con unión consensual o de hecho; y madre soltera, la mayoría. La problemática se acentúa en las familias de madres viudas, divorciadas, separadas o solteras: su soledad, su necesidad de trabajar sin tener quien le atienda los hijos; su obligación de estar en dos partes al mismo tiempo, son algunas de las consecuencias que ocasiona la ruptura de la estructura familiar, con el olvido de las necesidades de contacto afectivo.

Es materia pendiente, pues, la lucha contra la marginalidad, el hacinamiento, la inseguridad, la pobreza crítica, el abandono, la desnutrición, la deprivación cultural.

Sin un cambio profundo de las instituciones sociales que agreden sistemáticamente a las familias, será difícil su supervivencia y el cumplimiento de la tarea que le ha sido encomendada: la socialización de las futuras generaciones: los hijos de la patria.

Los hijos vivirán la ausencia del padre, y un poder exclusivo de la madre (matricentrismo). Ésta se unirá a otro hombre, por el que también será abandonada con una familia todavía más aumentada.

La madre, en situación de abandono afectivo o de un compañero inconstante, lo cual redundará en falta de apoyo real, se volcará hacia los hijos. No le queda otra alternativa para asegurar la subsistencia que desempeñar ella misma la función de proveedor y de madre.

Una cadena de esperanzas frustradas comienza, pues busca vanamente en varios hombres el apoyo que no tuvo con el primero para criar los hijos. El vínculo con los hijos desasistidos tiende a fortalecerse, tomando además en sus manos todas las decisiones que conciernen a la marcha de la vida familiar y su sustento económico.

En nuestro país las madres solteras dedican la mayor parte de su tiempo y energía en resolver necesidades básicas: alimentación, salud, seguridad, cobijo, techo. Con todo, muchas no llegan al nivel mínimo de subsistencia, deteriorándose poco a poco, ellas y sus hijos.

A nadie se le escapará que esas madres, si tienen que dedicar gran parte de su tiempo y energía en resolver problemas de subsistencia, difícilmente podrán dedicarse a realizaciones culturales, deportivas y espirituales. Quizás estos pensamientos estén magnificados.

Quizás estén totalmente fuera de un contexto real. Pero luego de cuarenta años de ejercicio de la psicología, sigo tesoneramente en la formulación de mis votos por un mundo en paz, por el derecho a la vida y el derecho a la maternidad: el derecho a ser madre. Las mujeres podrán llegar a ocupar todos los lugares que socialmente hemos ocupado los hombres, pero los hombres jamás podremos ocupar el lugar que por definición tienen ellas, el de la maternidad, el espíritu de poder acoger y dar vida. Madre es expresión de entrega.

Una entrega que no renuncia, ni se acobarda, ni se condiciona. Comprendí que el hombre desposeído de todo, puede conocer la felicidad si contempla el rostro de su madre.

El amor de madre es lúcido, humilde y grande. Combinación de felicidad, angustia, preocupación, melancolía y plenitud. La clave está en recuperar el sentido que tiene la maternidad. ¿Conoce la historia del día dedicado a la madre en todo el mundo?
(0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies