LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 5. Marzo 2011 – Noviembre 2016.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 6 /11 / 2016. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Seguridad humana.

 

Las necesidades que motivan el comportamiento humano están ordenadas en una escala jerárquica. Una necesidad  es un estado de tensión más o menos intenso debido a la falta de algo, que puede responder  a exigencias del organismo; a requerimientos superfluos transformados por costumbres en necesarios; a imperativos psicológicos percibidos como indispensables para la realización de uno mismo o experiencias sociales aprendidas en el entorno.

De acuerdo a lo expuesto encontramos las Necesidades de Seguridad. Dentro de éstas, encontramos la necesidad de estabilidad, la de tener orden y protección, entre otras. Estas necesidades se relacionan con el temor de las personas a perder el control de su vida, y están íntimamente ligadas a los miedos, como el temor a lo desconocido, a la anarquía y al caos.

Según Bajpai, Psicólogo Social, hay siete inapelables e insustituibles componentes del moderno concepto de Seguridad Humana:

Seguridad económica,
se refiere al disfrute individual de ingresos básicos, sea por medio de actividad remunerada, sea por la vía de la asistencia social.

Seguridad alimentaria,
se refiere al acceso de cada persona a la alimentación por la vía de sus propias capacidades, empleo remunerado, ingresos varios, o por la vía de la asistencia social.

Seguridad de la salud,
la capacidad individual de estar libre de las múltiples epidemias y enfermedades debilitantes, y el acceso a la atención sanitaria.

Seguridad ambiental,
la integridad del territorio donde habita, aire, agua, que haga la vida humana posible.

Seguridad personal,
el derecho a no ser víctima del crimen y de la violencia, especialmente en el caso de los más vulnerables como mujeres, niños, ancianos y discapacitados.

Seguridad de la comunidad,
se refiere a la dignidad cultural y a la paz entre las comunidades donde las personas nacen y crecen.

Seguridad jurídico-política,
la protección contra toda violación de los derechos humanos.

La presencia de la insistencia de estas necesidades de seguridad humana, se identifican mediante las quejas por su falta. ¿Cuáles son las quejas en nuestra sociedad? En nuestro país, esta seguridad humana parece más un ideal perdido o por conquistar, que una realidad.

Una situación así, presagiada como peligrosa y mutilante, exige al menos grandes esfuerzos de reunificación parcial.

Debemos mostrar las contradicciones para poder ser conscientes de ellas y buscar los medios para superarlas. Hay que cortar la mecha prendida antes de que la chispa alcance la dinamita. Para ello es preciso recuperar la esperanza y la confianza, y salir en busca de los demás. No es fácil, ciertamente. Pero es posible.

Esta necesidad de seguridad humana, insatisfecha y bloqueada, sirve como ejemplo fehaciente de la intensidad y gravedad de la situación por la que atraviesa el país.

Esta terrible inseguridad humana, a la cual está sometida la población de todos los sectores sociales, se propaga tal como un cáncer y, por tanto, nuestra reflexión pasa del ámbito especulativo o teórico, al plano de la urgencia pragmática.

Cuando la inseguridad humana se incrementa, cuando esta necesidad no puede ser satisfecha, se abona el terreno para la violencia, la criminalidad y la conflictividad social.

La seguridad humana es un bien común que genera un orden social; y este bien común consiste y tiende a concentrarse en el conjunto de aquellas condiciones sociales que favorecen en los seres humanos el desarrollo integral de su propia persona.

Sin embargo, en sentido más estricto, puede definirse la seguridad humana como el bien que, conviniendo a cada persona como bien propio suyo, constituye el bien de una comunidad de personas, y sólo en dicha comunidad o sociedad puede ser conseguido. La seguridad humana, pues, no conviene a una persona o a un grupo aislado, sino a cada una de las personas que integran la sociedad; fin que no puede alcanzarse aisladamente.

La seguridad humana, como bien común, es algo profundo y concreto que se distribuye y es participado, en cierta medida, por cada una de las personas, ayudándoles así a mejorar y perfeccionar su vida y su libertad de persona. Recordemos que el hombre es el autor, el centro y el fin de toda la vida económica, social, política, cultural y espiritual.

El hombre, más en concreto, el hombre venezolano y su circunstancia actual, son causa de nuestra preocupación.

Más allá de su estudio general, tenemos que desembocar en nuestra realidad concreta y actual, para la reflexión, para el cambio, para el conocimiento, la crítica y el compromiso psicosocial.

Así, debemos afanarnos por descifrar el destino nacional, acompañados de los más esclarecidos ciudadanos, lo que renueva constantemente la fe en la consolidación de una sociedad civil sinérgica.

04145541014 delucabartolomeo@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies