LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Agosto 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 27 / 8 / 2017. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Malas y buenas acciones.

 

Nada sino las malas acciones deben molestar a los hombres. Simón bolívar.

La expresión “malas y buenas acciones” nos trasporta al plano de la moral. No nacemos  buenos ni malos.

La mayoría de los psicólogos está de acuerdo en que el niño es originariamente amoral. Sólo empieza a exhibir conducta moral en la medida en que influye el impacto de las circunstancias.

Las informaciones que recibe del hogar, la escuela, la iglesia, el barrio, etc., van moldeando los rasgos de su personalidad.

A medida que se van sistematizando estos rasgos vamos haciendo balances que nos califican de buenos o de malos. Cuando llegamos a esa etapa es porque una enorme suma de experiencias han pasado por nuestro interior, con un sinnúmero de valoraciones.

No existe en el hombre bondad o maldad innatas. Heredamos disposiciones que nos inclinan hacia un lado o hacia otro. Nadie puede hacerse mejor sin un esfuerzo superante. Sin auto creación no hay superioridad.

El mundo no es un caos. Existe una subordinación, una Jerarquía entre las cosas. Los griegos que descubrieron la razón, le dieron el nombre justo: COSMOS, que significa orden, ornato, hermosura, armonía. Existen diversos órdenes: físico, biológico, estético.

Cada uno se rige por sus leyes respectivas. La infracción de esas leyes produce el cataclismo, o el dolor, o la muerte, o la fealdad, o lo monstruoso, o lo deforme, o lo caótico. El orden cósmico creado por Dios para beneficio del hombre es destruido en gran parte por el hombre.

Será buena nuestra conducta cuando respetemos la naturaleza de las cosas y sus relaciones. Será desordenada y criminal, si conociendo esas relaciones, despreciamos ese orden y lo infringimos.

Dos cosas hay en el mundo que me llenan de asombro, decía Kant: “el cielo estrellado sobre mi cabeza y moral en mi consciencia”.

Lo más importante del hombre en el mundo es su conducta, su modo de conducirse en la sociedad. Por ello, los grandes sistemas filosóficos desembocan en una ética.

Cada pensador se ha empeñado en prescribir una conducta, desde Platón, Aristóteles, Sócrates, pasando por Kant, Hegel, Nietzsche, hasta llegar a Sartre, Camus, etc. Para estos dos últimos la vida y el mundo son absurdos, carecen de sentido.

Pero no es menester consultarlos. El hecho moral, las buenas o malas acciones del hombre, todo lo explica Jesús en una bella parábola. Compara a los hombres con los árboles. “Por sus frutos los conoceréis.

No es bueno el árbol que da frutos malos, ni malo el que no da los buenos. ¿Acaso se toman uvas de los espinos o higos abrojos? El hombre bueno del tesoro de su corazón saca el bien y el hombre malo de la
carroña de su corazón saca el mal”.

Imaginemos, por un momento, la ciudad cubierta de “hombres-árboles”, cada cual de pie con sus frutos colgantes: unos con sus frutos de bondad espléndida, con su alma abierta a la belleza del bien; otros, con sus maldades, sus agresiones, sus fechorías.

Estos con sus racimos de estafas, raterías, injusticias. Aquellos con sus violencias, sus tropelías, sus brutalidades. Sería una visión horripilante si fuese posible contemplar estos hombres-árboles, que se pasean por todas partes a veces con “dignidades”, títulos, diputaciones.

Sin moral no hay articulación social, no hay unidad, no hay grandeza. Sólo hay caos, anarquía, desorden.

El sentido del honor, el sentimiento del deber, la disciplina, la decisión, nada de esto se aprende en los libros sino que se despierta en el curso vital de un modelo vivo. La moral pública es la moral del grupo, de la comunidad, del país.

Es el código que rige la conducta de una nación. La moral es la base donde se construye todo lo grande y hermoso del mundo. Moral y luces continúan siendo nuestras primeras necesidades.


(0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com.
Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies