LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Octubre 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 8/ 10 / 2017. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: Cuídese de los Psicópatas.

 

Dentro de las “personalidades anormales”, se encuentran los psicópatas; personas de alto peligro para sí mismos y para los demás. Puede ser una estructura del carácter muy compleja, pero, en aras de la brevedad y de la claridad, intentaré describir una forma sencilla de este trastorno.

La esencia de la actitud psicopática es la negación de sentimientos. En la personalidad psicopática, el ego o la mente se vuelve contra el cuerpo y sus sentimientos, especialmente los sexuales. Por eso surgió la palabra “psicopatología”.

Hay en todos los caracteres psicopáticos una gran inversión de energía en la propia imagen. El otro aspecto de esta personalidad es el afán por alcanzar poder, y la necesidad de dominar y controlar.

La razón de que sea tan complejo este tipo de carácter, es que hay dos maneras de obtener poder sobre los demás. Una es imponerse violentamente, en cuyo caso, si no se le “recoge el guante” o se le opone en el mismo nivel, se convierte uno hasta cierto punto en víctima suya.

La segunda manera es ir minando la fortaleza de un individuo con modos seductores, lo cual es sumamente eficiente cuando se trata de personas candorosas e incautas, que caen bajo el poder del psicópata.

El tipo psicópata que se impone, alcanza poder sobre otra persona “por imposición”. Hay una notable desproporción en su cuerpo.

La mitad superior es más grande y de aspecto más dominante. Siempre está maquinando, disimuladamente, cómo conquistar el control y el dominio sobre los demás. Sus ojos siempre están observando con desconfianza.

Su cuerpo es rígido. Una personalidad psicopática necesita tener alguien a quien controlar o dominar; pero, aunque parezca que lo domina, a su vez está dependiente de él. La necesidad de controlar o dominar está íntimamente relacionada con el temor de ser controlado. Ser controlado significa ser usado.

El psicópata es, en esencia, un cobarde que no se enfrenta a la miserable realidad de su vida. El impulso de “estar arriba”, de “triunfar”, es tan fuerte que el psicópata no puede tolerar una derrota; esto lo aniquilaría definitivamente y puede tomar la salida violenta contra sí  mismo y contra los demás.

La sexualidad entra siempre en juego en esta porfía por el poder. Usa sexualmente a las personas. El psicópata es seductor en su poder simulado y manipulativo, con un encanto suave y astuto.

El placer sexual es secundario al de la conquista o al de la actuación. La negación del sentimiento, en el psicópata, es básicamente una negación de la necesidad.

La maniobra, la manipulación, del psicópata consiste en hacer que los demás lo necesiten a él, para no tener que expresar su propia necesidad. En la historia personal del psicópata siempre hubo alguna porfía por el dominio y el control entre los padres y el hijo. Sus padres siempre estuvieron en plan de rechazo hacia su hijo. Esto coloca al niño en la posición de oponerse y odiar al progenitor del mismo sexo.

El psicópata puede relacionarse únicamente con quienes lo necesiten. Mientras se le necesite y esté en posición de controlar la relación, permitirá un grado limitado de acercamiento.

La maniobra inicial es entablar una relación en un papel “masoquísticamente sumiso”. Después, cuando la jugada ha dado resultado y el psicópata se ha atraído a la otra persona, la situación cambia, y   surge el aspecto sadístico: puedes estar en mi intimidad mientras quedes en un plano de inferioridad. Jurídicamente los psicópatas son responsables, e imputables por consiguiente. (0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies