LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 6. Marzo 2011 – Diciembre 2017.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 17 / 12 / 2017. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: El Niño Jesús.

 

La vida consiste en volver a nacer continuamente. Pero la tragedia es que la mayoría de nosotros morimos antes de haber comenzado a vivir.

Tenemos que descubrir a Jesús como manantial de agua viva. Aprovechando cada día. Vivir intensamente.
Nacer cada mañana  a una vida de mayor felicidad y entrega.


Alegres y optimistas. No perdamos el tiempo mirando hacia atrás lo que ya hicimos, o dejamos de hacer. Hagamos el propósito de ser “flor de un día”.

Naciendo cada mañana. Entregando amor, alegría y felicidad a los que están cerca, sabiendo que cada mañana tendremos que volver a nacer de nuevo como el Niño Jesús.

Esta gloriosa fecha nos permite ahondar en algunos problemas contemporáneos y reflexionar en torno a nuestro pasado y nuestra proyección hacia el futuro, siempre incierto. Esta fecha plena de simbolismo aporta importantes elementos para una reconstrucción de los principios morales que, sin importar la religión que se profese, son esenciales en la vida humana.

Es un valioso momento para la reflexión en un mundo ansioso de vivir principios y valores indispensables para alcanzar solidaridad, paz, amor y facilitar así el desarrollo de la trascendencia espiritual de las personas.

Es una invitación a desterrar la apatía y levantar la voz de amor y preocupación por la paz y el entendimiento entre los pueblos. Distinguir lo contingente de lo esencial en el ejercicio constante de la tolerancia, una forma de vivir en humildad sin hacer cesión ni concesión de principios o de valores, en un mundo donde han prevalecido modalidades totalitarias y concepciones absolutistas de quienes se creen poseedores absolutos de la verdad.

Descubrir y valorar la bondad de la tolerancia, caridad de la inteligencia. Caridad es la palabra religiosa para designar el Amor, como Solidaridad es la expresión social del Amor. Es el momento para que hombres y mujeres que han sido bendecidos con mejores posibilidades materiales, inviten al Niño Jesús a que “retorne” a nuestro entorno, implorándole a Él, que imite nuestras acciones concretas a favor del prójimo.

Pidiéndole a Él que nos acompañe en nuestra manifiesta y concreta disposición de ofrecer una mano a quienes experimentan constantemente la despreocupación y el abandono. Significa asumir una obligación moral en la diversidad de sus consecuencias e implicaciones.

La lucha por el primun vivere requerido de satisfacciones materiales concretas, limita en la actualidad el horizonte del pensamiento humano y, opaca la vista frente a temas trascendentales  y eternos.

La creencia es difícil en un ambiente de escasez, pero el no atenderla produce un descenso en la profundidad del precipicio, porque para escalar sus laderas y asomarse a la luz radiante del sol se requiere ante todo y sobre todo fe en un mañana más promisorio y en el Dios que nos creó con las facultades de progreso y superación.

La fe y la esperanza, encarnadas en el Niño Jesús, en mi opinión, deben ser acompañadas por la práctica de la Caridad, en su comprensión objetiva y subjetiva “de dar y darse”. Y no vacilo en decir con firmeza que el sentimiento del Niño Jesús vibra en toda la historia de la humanidad, en el sentimiento y en el pensamiento.

El Niño Jesús pertenece a todos, no es monopolio de ningún sector. A partir de la experiencia en el pesebre, Dios decide ampliar su relación y se revela a la totalidad del mundo. Esta vez la comunicación Divina es pública y en un territorio que no es propiedad de ninguna nación. La epifanía del Niño Jesús se produce en un establo que ningún pueblo ha ocupado y que por lo tanto le pertenece a toda la humanidad.

Porque su simbolismo, su mensaje tampoco es la propiedad exclusiva de grupo alguno. El mensaje Divino es universal. El Niño Jesús es de todos. Aun así, los resultados milagrosos son únicamente de competencia divina.

No importa tanto lo lejos que uno llegue como el camino que haya tomado. Navegar por la vida es nuestro destino. GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS Y PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD. (0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies