LATINPRESS.es © Periodismo de verdad, verdad.
Marbella, España.
Año 7. Marzo 2011 – Junio 2018.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 24 / 6 / 2018. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día: El Flechazo

 

De que existe, existe. Ves por primera vez a esa persona y te salta el corazón, algo te hace “tilín” y no logras saber dónde. O, mejor dicho, no sabes lo que sientes pero si sabes donde lo sientes. Se te alborotan las hormonas, o quizás algunas células te ordenan que le des por ahí, que esa es la persona.

O, posiblemente, sea tu mapa genético el que insiste que sus cromosomas combinan con los tuyos.

O, a lo mejor, las gónadas se comunican con alguna zona del cerebro y le imponen que debe razonar con urgencia, “escanear” rápidamente lo que tiene en frente y, en fracciones de segundo, sacar sus conclusiones para determinar que esta si es la persona, que con ella la felicidad estará avalada, tendrás una vida plena, divertida, los hijos te saldrán bellos, sanos, inteligentes y, en definitiva, la humanidad mejorara con semejante aporte.

Una garantía de trascendencia se convierte aquella primera mirada que recordaras siempre, la adornaras con detalles, se la contaras a todo el mundo una y otra vez, y cada nueva vez será una versión más larga y detallada.

El cómo termina es absolutamente independiente del como comienza. Pero el flechazo existe. Es más: pareciera que nos acecha de una manera “científica”, para exagerar un poco.

No lo imagino en manos del clásico Cupido que luce más bien como lento, sino como parte de una mezcla de química con tiempo y espacio, algo así como una Teoría de la Relatividad emocional, donde todo depende del sitio donde estas parado y como se mueven los demás en ese preciso instante cuando por fracciones de segundo, se topan el uno con el otro y sale de golpe aquel candelazo.

En eso del flechazo también hay que contar con el azar. Siempre tan sospechosamente atravesado. Te hace revivir aquella escena magnifica de “La Sociedad de los Poetas Muertos” donde el profesor de literatura invitaba a sus alumnos a montarse sobre los pupitres, porque la vida siempre se puede mirar desde otro ángulo, y les había enseñado a repetirse diariamente el “Carpe Diem” de Homero: “Mientras estamos hablando, he aquí que el tiempo, envidioso, se nos escapa; aprovecha el día de hoy, y no pongas de ninguna manera tu fe ni tu esperanza en el día de mañana”. 

Y los obligo a estudiar aquel poema de Walt Whitman que me recuerda tanto a una pareja: “Disfruta del pánico que provoca tener la vida por delante.

No permitas que la vida te pase a ti sin que tú la vivas”. Y en el flechazo, he aquí el misterio, no hay instinto de propiedad, tampoco hay instinto de dominación. Lo que existe es simplemente la necesidad de conservar a nuestra disposición un “objeto” o ser que a su vez es deseado por otro.

En tiempos del flechazo, la fuga es el único medio para mantenerse vivo y continuar soñando. Pero estos tiempos están hechos de separaciones y desencuentros y hay pocos seres y pocas cosas están donde deberían o quisieran.

Donde el azar difícilmente pensaba en asomarse y celebrar que por fin llegamos a “ninguna parte”. Como quien acaba de leer “La Aventura a la Vuelta de la Esquina”. Donde se descubre un verdadero sabor a los días, cuando escapamos a la obligación de tener un destino. (0414) 5541014 delucabartolomeo@gmail.com. Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies