LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 27 /06 / 2016. Alberto de Luca Bartolomeo. Venezuela.

   

Psicología al día:  Batalla de Carabobo.

 

No es sólo hartura de ellas lo que me lleva a decir que lo mejor que puede hacerse con las llamadas “fechas patrias” es suprimir y si posible prohibir su celebración.

Es que tal como se las concibe hoy en día son harto perjudiciales. Lo son por poner el acento en un aspecto sólo de la psicohistoria; por ser demasiadas, y demasiado atravesadas. Y por último, porque nadie las celebra de verdad.

Sucede igual que con la Semana Santa: hasta las beatas, puestas a escoger entre misa y playa, prefieren la luz del sol a la de los cirios.

Vayamos con lo primero. Las fulanas “fechas patrias” suelen ser las de historia militar: Carabobo es muchísimo más que Angostura, y la fecha de cualquier escaramuza donde no pelearon más de cien personas siempre será más importante que la del nacimiento de Rafael Rangel, de la publicación de Doña Bárbara, de Las lanzas coloradas, o de Los cuadernos del destierro, de la creación del Sistema de Orquestas Infantiles y Juveniles del maestro Abreu, o del nacimiento de Reverón, Teresa Carreño, Soto, Cruz Diez, Borges.

De igual manera, el culto del Libertador lo es sobre todo de su condición de militar, aunque algunos hipócritas se indignen cuando algunos historiadores extranjeros (Germán Arciniegas) le nieguen otra cualidad que no sea su genio militar.

En todas las ciudades venezolanas, cuando el monumento a Bolívar no es una estatua ecuestre es sólo porque el municipio es pobre y el caballo caro.

Uno nunca debería decir que se siente orgulloso de ser venezolano, sino hacer todo cuanto sea posible para que nuestro hermoso país se sienta orgulloso de uno.

En mi caso me he interesado por profundizar la psicohistoria de lo social, y de las ideas en la época contemporánea. Pero no hay un período ni un tema de la psicohistoria venezolana más importante que otro; sólo hay temas más o menos trabajados; ni alguno que interese para el presente y otro no.

La psicohistoria no es un momento sólo de la vida de los pueblos, sino todos ellos. Para mí, lo fundamental es introducir en la conciencia venezolana la idea de que, al contrario de lo que pretenden algunos chafarotes, nuestra historia no termina en Carabobo: también nosotros, los venezolanos de hoy, somos historia.

En esta idea se mezcla un momento crucial de la Independencia  de Venezuela con las vivencias y miserias de nuestra psicohistoria, antes y ahora. Porque “ha llegado el tiempo de enseñar a los venezolanos a vivir, y vivir bien” (Simón Rodríguez).

Analizar el significado de Carabobo no es un trabajo fácil. Ha marcado un hito en la psicohistoria de un país que aún produce ligeros esfuerzos por tratar de definirse en su rumbo y futuro.

Ç El “rostro” de Carabobo lo pintan o lo crean los que lo ven (descubridores, sociólogos, historiadores) o los que lo sienten (poetas, artistas, psicólogos), quienes tratan de definir la república, de fundarla y consolidarla.

Esta épica situación, Carabobo, no va a significar un hecho aislado en el momento de su aparición, sino que es la puerta para traer a debate en todo el país el significado de la libertad.

Es tal el alcance de Carabobo, es la descripción de una época, de un momento cumbre para esta gloriosa tierra que produce una generación de hombres que cambian por completo la historia de todo un continente y que se trazan, sin ningún tipo de antecedente, el objetivo de construir repúblicas con un sentido de grandeza nunca antes visto.

Todo apenas comienza. Carabobo plantea la tarea inconclusa, trayéndola al presente y entregándonos la obligación de concretarla a partir de nuestra actual situación, de descontento de muchos, del malestar de todos. De mucha injusticia y privilegio chocante.

Todo está cambiando. Tomar el poder no es sino el comienzo.  Ahora lo vemos claro. No basta con tomar el poder, hay que transformar la sociedad. La república no se puede hacer en los campos de batalla, sino con la educación ciudadana, en una sociedad completamente distinta de ésta que hemos heredado con todos los errores del pasado. 04145541014    delucabartolomeo@gmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies