LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
 

 

   

Alberto de Luca Bartolomeo
Venezuela·

   
   
 

LatinPress. 23 /02 / 2016. Venezuela.

   

Psicología al día: 27 de febrero. Simón Bolívar en Washington.

 

Corre el 27 de febrero de 1959. El pueblo de Venezuela, como la mejor expresión de su historia y de sus ideales, ofrenda la estatua de Simón Bolívar al pueblo de los Estados Unidos de América para que quede en esa ciudad de Washington, en la familia de las grandes sombras tutelares de la democracia americana, como testimonio e inspiración para los hombres que han de trabajar en la realización de un destino de justicia, de fraternidad y de progreso para las Américas.

No voy a detenerme en el elogio de Bolívar, que forma ya parte inseparable de lo más alto y puro del patrimonio común de gloria del género humano.

Llega en buen momento el recuerdo de esta presencia de Bolívar, en la actualidad de un proceso más dramático y esforzado que vivimos en Venezuela, para afianzar no sólo la libertad política, sino además para liberarse de las grandes desigualdades sociales y económicas que vienen del pasado y se fortalecen en el presente.

Este proceso puede desembocar en agudos conflictos y en anárquicas explosiones, que serían mal interpretados si se viesen como la manifestación de una especie de incapacidad para vivir en el orden, cuando son, por el contrario, las manifestaciones de un organismo social que busca un orden de justicia que no puede ser el impuesto por el capricho de la fuerza y una estabilidad que no puede ser la perpetuación de la miseria.

Este es el espíritu que habla por esa estatua, con amistad, afecto y esperanza hacia los Estados Unidos. La estatua de Bolívar está en el corazón de un pueblo al que siempre supo admirar y amar, como modelo, porque reunía la mayor suma de dicha social al poder que da el orden y al poder que da la libertad y a la ciudad que se enorgullece con el nombre de Washington, el héroe inmaculado a quien Bolívar profesaba tan honda veneración, que llegó a llamarlo “el más santo de los hombres” porque era una fuente inagotable de lecciones de moderación y de amor a la patria.

El 27 de febrero de 1959 entra Simón Bolívar a formar parte de las grandes presencias inspiradoras que presiden la labor ecuménica que tiene su asiento en Washington, polo de un mundo.

Y está bien Bolívar entre ellas, porque mucho todavía tiene que decir y hacer junto con ellas, para que la humanidad confíe segura en que el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no desaparecerá de la tierra. 04145541014 delucabartolomeo@gmail.com  Colaboración especial para LatinPress®.

   
 




 
© Latinpress, Boletín semanal, Noticias en España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies