LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 19 / 12 / 2018. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Choque de Poderes


 

   

A los ojos de los mexicanos no resulta inexplicable lo que está ocurriendo y de lo que estamos siendo testigos; con el deseo que un presidente pusiera fin a la corrupción, llevó con su voto a la presidencia a quien así lo prometió.


La armonía que al parecer había entre los 3 poderes: el Ejecutivo, Legislativo y el Judicial, propios de un sistema republicano y democrático, se está evidenciando, como todo lo contrario.


El principal lema de campaña de Andrés Manuel López Obrador (AMLO): “por el bien de todos, primero los pobres”, ungido ya como presidente de la República Mexicana, no ha sido del agrado de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ni de jueces, ni ministerios públicos, ni de Diputados ni Senadores, ni otros funcionarios.


Por muchos años, los mexicanos, literalmente, hemos mantenido a una clase política con sueldos elevadísimos, que son un verdadero insulto a la clase trabajadora y, que no se comparan con los de sus homólogos de otros países.


Quienes forman parte del poder judicial, han sido una casta de privilegiados, donde priva el nepotismo; en tanto miembros de este poder, imponen el rigor de la ley a su antojo, y le han puesto precio a la justicia, lo que los ha llevado a cometer verdaderas injusticias contra los desposeídos, que no cuentan con los recursos económicos para pagárselas.


El poder legislativo, conformado por personajes que han hecho de estos espacios su modus vivendi, en los que proliferan  dirigentes corruptos de Partidos políticos y sindicatos, cuyo único interés es el personal; carentes de los conocimientos de lo que es la abogacía, de principios morales y éticos, sin la convicción que emana del amor por su patria, han convertido a este recinto legislativo en un mercado, a través del cual se ha visto entregando las riquezas de nuestra Nación al mejor postor.


El sometimiento de estas dos instituciones, que han ejercido su función bajo las disposiciones de quien ha venido siendo la cabeza del poder ejecutivo: el presidente de la República en turno, que ha sido corrupto y corruptor, convirtiéndose en una verdadera vergüenza internacional.


El servilismo en ambos casos ha sido el motor que ha impulsado, mantenido y sostenido: la inseguridad, la pobreza, la mendicidad y la delincuencia y, que ha ido fomentando el desprecio y el rechazo de una ciudadanía que dijo. ¡Basta!, a una clase política que no supo entender que estaban cavando su propia tumba.


Recién inicia este sexenio de AMLO, y los ciudadanos que, pacíficamente decidieron que urgía un verdadero cambio, empiezan a mostrar su irritación, que por lo pronto se ha venido manifestando en las redes cibernéticas, ante la negativa de quienes han sido parte de los derroches, abusos, fraudes, injusticias y arbitrariedades, a asumir que, el pueblo decidió que no permitiría más abusos.     


Una ciudadanía que les dio su confianza y dinero, que solo utilizaron en su beneficio, no está dispuesta a permitir que sigan devengando salarios que rebasan los $600 mil pesos mensuales, incluyendo una serie de  “prestaciones”, más conocidas como prebendas otorgadas por ellos mismos, que ningún trabajador en la historia de México ha devengado.


El presidente de México ha dicho claramente que nadie ganará más de 107 mil pesos mensuales, porque, afirma: “no puede haber gobierno rico, con pueblo pobre”, pero con esto, no está de acuerdo esa clase dorada de políticos corruptos.


El actual presidente, lo dice con palabras, e insta a los legisladores a aprobar leyes que dejen claro constitucionalmente, lo que es el deseo de los ciudadanos; de seguir los nuevos legisladores con esa actitud de: “es legal, aunque no moral”, y los funcionarios amparándose para que sus sueldos sigan intocables,  será al pueblo quien despida a esa caterva de funcionarios corruptos, y la impartición de la justicia estará en manos de los ciudadanos y entenderán entonces que: “se le acabó el agua a su bule”. 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es
bnpb146@hotmail.com Colaboración especial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 7. Marzo 2011 – Diciembre 2018.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies