LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales
Marbella, Andalucía, España.


España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos.
Bolivia. Colombia. Perú. Argentina.


     
OPINIÓN
 
LatinPress®. 20 / 9 / 2019. México. Blanca Nieves Palacios Barreda.

Abogado de lujo


 

   

Durante muchos años en México, las elecciones para elegir al presidente de la República mexicana, eran una especie de simulacro de “democracia”, en la que participaban los ciudadanos para elegir a quien ocuparía la silla presidencial durante seis años.

La elección era algo ya dado, desde las entrañas mismas de la presidencia, cuyo presidente era, “el primer priista de la Nación”. Así era conocido, toda vez que era miembro destacado de la cúpula del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El  presidente saliente designaba a quien lo sucedería en su cargo y quién se encargaría de cuidarle las espaldas; cosa innecesaria, pues ellos, priistas todos, como parte de una clase política que había venido utilizando el poder para enriquecerse sin límite alguno, sabían que la regla de oro entre ellos, era: no traicionarse, no denunciarse, y sí, protegerse y arroparse. De ahí surgió la frase popular que los describía a plenitud: “los priistas, se tapan con la misma cobija”.

El autoritarismo y represión eran las leyes no escritas que prevalecían y aplicadas sin contemplación contra todo el que osara criticar, ese sistema de gobierno.

La inconformidad soterrada de la ciudadanía se manifestó a través de los jóvenes estudiantes, universitarios y preparatorianos, acompañados por un buen número de Maestros y ciudadanos que se contagiaron de la valentía de ese sector  de la sociedad, que se creía no les importaba la situación de corrupción e  injusticia que prevalecía en su país.

Tras la masacre del 2 de octubre de 1968, la situación en México cambió entre la ciudadanía, no entre quienes venían detentando el poder.

El reloj despertador en el que se convirtieron los jóvenes mexicanos, que pagaron con su vida, desapariciones, cárcel y torturas, hizo que la ciudadanía abriera los ojos y, su participación en la búsqueda de un cambio nació, fue creciendo hasta llegar a un 2018.

Acontecimientos de fraudes electorales, robos, engaños, enriquecimientos ilícitos, asesinatos, y desapariciones por parte de gobiernos priistas, de manera conjunta con quien se transformara en su aliado, el Partido de Acción Nacional (PAN), motivó que la mayoría de mexicanos, perdieran  el miedo a alzar  la voz  y ser verdaderos partícipes de un cambio en su beneficio, y no solo en los de una clase política privilegiada, concentrada  en el PRI y el PAN y otros Partidos rémoras  cuyo oportunismo y ambición eran inocultables.

Tras la llegada de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a la presidencia, cuyos antecedentes políticos son priistas, sus relaciones con muchos miembros de ese partido permanecen. A ello y a su confesa formación religiosa cristiana, fueron cosas a las que no se les dio importancia en su momento; la prioridad era lo dicho por AMLO: “se terminaría con la mafia del poder” (políticos y empresarios corruptos), y se le llamó a este personaje, a este héroe tan esperado: “el rayo de esperanza”. 

La gran mayoría de ciudadanos intentó no dar importancia a la serie de personajes que fue presentando como miembros de su gabinete, varios de ellos han sido y son miembros de esa mafia del poder, de la que tanto dijo combatiría, priistas y panistas inamovibles en puestos de gran relevancia.

Para el pueblo, los privilegios otorgados a estos políticos, sin explicación alguna de por medio, se pagan, tarde que temprano, pero se pagan.

Son varios los errores cometidos por AMLO y criticados por el pueblo, por ejemplo: la inclusión de los empresarios millonarios, Alfonso Romo, y Carlos Lomelí, entre otros, en su proyecto de la 4ta.Transformación;  la conformación de un consejo de asesores de la presidencia en la que destacan el dueño de televisión Azteca, Ricardo Salinas Pliego; el vicepresidente de televisa, Bernardo Gómez; Olegario Vázquez Aldir, del Grupo Imagen.

Las reformas a nuestra Constitución, para empoderar aún más, a las fuerzas armadas y sacar a la calle al ejército, cambiándole el nombre por el de Guardia Nacional y, estar echándole loas a nuestro “glorioso ejército” nacional, de manera repetitiva, ha dejado mucho que desear, porque el ejército ha sido el brazo represor del Estado.

La defensa que ha hecho, de quien ha sido conocido como uno de los más grandes y corruptos dinosaurios del PRI, hoy convertido a morenista, Manuel Barlett, ante la exhibición de sus aproximadamente 26 posesiones (entre casa y terrenos), argumentando AMLO que, “les es de gran utilidad en la Comisión Federal de Electricidad” (CFE). La pregunta esta por todos lados: “¿Qué compromisos ha hecho nuestro presidente que los ciudadanos ignoramos?”

Como si fuera abogado de oficio, declarar un día sí y otro también, la buena persona que es Trump, la gran amistad y respeto que le tiene  al presidente de nuestro país vecino, que igualmente un día sí y otro también sigue amenazando con el muro que construirá y llamando a los mexicanos: delincuentes violadores y asesinos, no nos queda más que decir a los mexicanos: “uuuchale presidente con esos amigos, pues para que quiere enemigos” , aunque otros, dicho sea con todo respeto exclaman: “será suyo, yo zafo presidente”.


La opinión del autor no coincide necesariamente con la de Latinpress.es bnpb146@hotmail.com Colaboraciónespecial para LatinPress®.

   
 

 


 
     
 
LATINPRESS.es © Noticias y Análisis Nacionales e Internacionales. Marbella, Andalucía, España. Año 8. Marzo 2011 – Junio 2019.

España. Venezuela. México. Costa Rica. Ecuador. R. Dominicana. Estados Unidos. Bolivia. Colombia. Perú. Argentina. Panamá.

Aviso Legal · Política de Privacidad · Política de Cookies